Capítulo 2: Instalación de Windows Server

2.10. Configuración inicial de Windows Server sin la interfaz gráfica

Como nos ocurrió en el caso de Windows Server con interfaz gráfica, llegados a este punto, disponemos del sistema operativo completamente instalado. Sin embargo, dado que el asistente de instalación no nos pidió ningún tipo de información, realizó una configuración genérica, con valores predeterminados. Por ejemplo, se ha configurado la asignación de la dirección IP a través de DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol) e incluso se ha generado de forma automática un nombre para el servidor, algo tan poco descriptivo como WIN-32K9CF94P1C.

Cuando no disponemos de interfaz gráfica, la mayor parte de la configuración inicial del sistema se realiza a través del comando sconfig.cmd. Por ese motivo, si no lo tenemos abierto, debemos comenzar por escribir su nombre en la línea de comandos.

1

Escribimos el nombre del comando y pulsamos la tecla Intro.

Al ejecutarlo, la ventana cambia para mostrar un número considerable de operaciones relacionadas con la administración del servidor.

Observa que, por ejemplo, la opción 14 nos permite apagar el ordenador, por lo que no tendríamos la necesidad de conocer la sintaxis del comando shutdown.

2

Sólo tenemos que escribir el número de la opción deseada y pulsar la tecla Intro.

A continuación vamos a revisar algunas de las tareas de configuración inicial que ya resolvimos con la interfaz gráfica para comprobar lo sencillo que puede resultar desde la línea de comandos.

Establecer la zona horaria.

Dependiendo de cuál sea tu sistema operativo de trabajo, para realizar esta tarea, puedes seguir las indicaciones que te dábamos en los artículos:

Configurar las funciones de red.

Como ya dijimos, lo normal es que los valores de configuración de la red en un servidor no cambien al reiniciarlo. Sin embargo, de forma predeterminada, el servidor obtendrá los datos mediante DHCP. Por lo tanto, una de las primeras cosas que deberemos hacer será establecer una dirección IP, una máscara de subred, una puerta de enlace e incluso un servidor DNS con valores fijos para el servidor.

De hecho, en SomeBooks.es ya le hemos dedicado varios artículos a esta cuestión:

Proporcionar nombre del equipo y del dominio.

Ya hemos dicho que durante la instalación se asigna un nombre aleatorio al equipo que no es nada intuitivo ni fácil de recordar. Aunque podemos dejarlo como está, no es muy recomendable, ya que será el nombre que se vea en la red cuando el servidor esté configurado y debería identificarse con facilidad.

Si necesitas ayuda con este proceso, y según cuál sea el sistema operativo con el que trabajas, puedes recurrir a alguno de los artículos que hemos dedicado en SomeBooks.es a este tema: