Capítulo 2: Instalación de Windows Server 2012 R2



2.2. Planificación de la instalación

Indistintamente de que estemos instalando una nueva red desde cero o estemos modificando una implantación que ya se encuentra en funcionamiento, debemos planificar tanto los objetivos como las necesidades que se derivan de ellos, dedicando especial atención a:

  • Los recursos que deben estar disponibles.
  • Estimación de tráfico originado (tanto en la comunicación de los clientes con los servidores como en la comunicación entre los propios servidores).
  • Relación de elementos que reutilizaremos de la instalación anterior, si existen.
  • Detalle de elementos que deben adquirirse, incluida su valoración.
  • Estudio de la compatibilidad entre los diferentes componentes que formarán la infraestructura, tanto el hardware como el software, prestando especial atención a la disponibilidad de controladores de dispositivo para todos los elementos implicados y a la compatibilidad entre las diferentes aplicaciones, y de éstas con el Hardware que emplearemos.
  • Trabajos de adecuación que deben afrontarse. En este punto y en el anterior, debemos tener en cuenta que un proyecto será más viable cuanto más contenga sus gastos sin menoscabar el servicio que ofrece. En realidad, ese es el principal objetivo de todo buen proyecto.
  • Lugar en el que se ubicará cada elemento de la instalación. Puede ser adecuada la inclusión de un plano del edificio en el que aparezcan indicadas las diferentes localizaciones a las que se haga referencia.
  • Configuración de los distintos dispositivos (Puede utilizarse como referencia el documento que incluimos en el capítulo anterior).
  • Las funciones que desempeñará cada elemento.
  • Por último, deberá realizarse una estimación de futuro, para intentar vislumbrar si el sistema deberá evolucionar en tamaño o en funcionalidad a corto o medio plazo. De esta forma, trataremos de evitar, en la medida de lo posible volver a modificar a corto o medio plazo la instalación que estamos realizando ahora.

Un aspecto general, que también deberá estar incluido es la relación de las tareas que serán desarrolladas por miembros de la empresa y cuáles serán encargadas a personal externo (sin olvidar, en ningún caso su valoración)

Es importante dedicar a la fase de elaboración del proyecto todo el tiempo necesario, para no precipitarnos en las decisiones.

A continuación, llevaremos a cabo la tarea siguiendo el proyecto anterior, prestando especial atención a la organización y documentando cada aspecto de la tarea realizada.

Al terminar, realizaremos una comprobación detallada de la instalación asegurándonos que cada elemento cumple sus funciones de forma satisfactoria y documentaremos los resultados obtenidos.