Capítulo 4: Instalación de Ubuntu server

Publicado por P. Ruiz en

4.9. Déjà Dup, las copias de seguridad integradas en Ubuntu

Si hay algo importante que todo responsable de un sistema informático debe hacer de manera regular son las copias de seguridad. Éstas nos aseguran poder recuperarnos de cualquier contratiempo que sufra el sistema, en el momento más inesperado.

Por esto, cuando planificamos nuestras copias de seguridad, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Las copias deben ser redundantes, utilizando soportes diferentes y almacenándolos en lugares distintos. Piensa que los dispositivos fallan y que los lugares pueden sufrir percances (inundaciones, incendios, robos, etc.).

  • También deben ser regulares y, preferiblemente, hacerse de forma programada. Si desaparecen los datos, solo podrás recuperar los que se hayan almacenado hasta la última copia que tengas disponible.

  • Además, debe comprobarse, también regularmente, que las copias se están haciendo de forma satisfactoria. Si ocurre un problema que está evitando que se hagan copias de seguridad, no debemos esperar a enterarnos cuando sea tarde.

  • Como medida complementaria, deben existir copias en ubicaciones remotas (por ejemplo en la nube). No obstante, este mecanismo debe considerarse un complemento y no un sustituto, debido a que la velocidad de recuperación de las copias puede ser mucho más lenta debido a una velocidad de transmisión inferior.

De forma predeterminada, las versiones de escritorio de Ubuntu incorporan una herramienta para realizar copias de seguridad llamada Déjà Dup. Se trata de una herramienta muy sencilla y cómoda, que no solo se integra a la perfección con la interfaz de Ubuntu, sino que también puede manejarse a través de comandos.

El objetivo de Déjà Dup es ocultar la complejidad en la realización de copias de seguridad sin perder características avanzadas, como el cifrado de los respaldos o el almacenamiento en equipos remotos.

En cualquier caso, Déjà Dup no es más que un front-end (una interfaz gráfica) para una herramienta de línea de comandos llamada duplicity. La ventaja de este planteamiento es que podemos usar la interfaz gráfica o el modo texto a nuestra elección. Y en éste último caso, podremos decantarnos por la sintaxis simplificada de Déjà Dup o por la más avanzada de duplicity.

Como ocurre siempre que tratamos con software libre, en los repositorios disponemos de una oferta variada de herramientas para el caso de que no quedemos satisfechos con Déjà Dup.

Si quieres ver cómo funciona Déjà Dup, puedes revisar alguno de los artículos que ya hemos publicado en SomeBooks.es: