Capítulo 8: Instalación de Ubuntu 14.04 LTS



8.8. Añadir un nuevo disco al sistema

Como ocurría en el caso de Windows, cuando un servidor se encuentra en activo, es frecuente que, en algún momento, necesitemos añadirle un nuevo disco para disponer de más espacio de almacenamiento. También puede ser útil incorporar un disco complementario para utilizarlo como un destino de almacenamiento rápido para las copias de seguridad. En nuestro caso, será éste el uso final que le demos, aunque, por el momento, haremos una instalación genérica para que pueda ser empleado con cualquier finalidad.

Para la explicación siguiente, supondremos que la parte hardware ya está resuelta. Es decir, que ya has abierto el ordenador y has conectado correctamente un nuevo disco duro en su interior.

Una vez resuelto esto, pondremos en marcha el ordenador y parecerá que no ha ocurrido nada, porque, para que el sistema reconozca el disco, deberemos particionarlo y formatearlo de forma adecuada. Esto lo conseguiremos con la herramienta Discos.

1

En el Dash, comenzamos a escribir su nombre y, cuando aparezca, hacemos clic sobre ella.

Cuando se abra la ventana Discos, elegimos el disco nuevo en la lista de dispositivos de la izquierda.

2

Después, hacemos clic sobre el botón Crear una partición nueva, que tiene el aspecto de un signo +.

Esto hará que se muestre la ventana Crear partición. En ella, podemos indicar el tamaño de la nueva partición en la parte superior.

De forma predeterminada, la partición ocupará todo el disco, pero podemos reducir el tamaño según nuestras necesidades. Si lo haces, verás que aumenta el espacio libre que quedará a continuación, aunque, en nuestro caso, lo dejaremos como está.

Debajo, deberemos indicar nuestras preferencias para la nueva partición…

Si te preocupa tu privacidad o la de tu empresa, antes de ceder un equipo, o un disco duro, a otra persona, deberías, como mínimo, repetir este proceso eligiendo Sobreescribir los datos existentes con ceros.

En la lista desplegable Borrar podemos elegir entre dos valores:

  • No sobreescribir datos existentes (Rápido).
  • Sobreescribir los datos existentes con ceros (Lento).

El primero modificará los datos estructurales del disco, pero no cambiará su contenido, lo que hará que la información quede inaccesible pero no se elimine. El segundo sobreescribe todo el contenido, eliminando cualquier dato anterior. La ventaja de la primera opción es que será más rápida, pero los datos antiguos podrían quedar expuestos en el futuro para alguien con las herramientas software adecuadas.

Para este ejemplo, dejaremos el valor predeterminado (No sobreescribir datos existentes).

En la lista desplegable Tipo podemos elegir el sistema de archivos con el que se formateará la partición. Elegiremos entre:

  • Compatible con todos los sistemas y dispositivos (FAT).
  • Compatible con la mayoría de los sistemas (NTFS).
  • Compatible con sistemas Linux (Ext4).
  • Cifrado,compatible con sistemas Linux (LUKS + Ext4).
  • Personalizado (Introduzca el tipo de sistema de archivos).

Es decir, que tenemos a nuestra disposición las opciones más frecuentes. Como antes, para este ejemplo, mantendremos el valor predeterminado (Compatible con sistemas Linux ).

Por último, disponemos de un cuadro de texto titulado Nombre donde podemos escribir la etiqueta que tendrá el nuevo volumen. En nuestro caso, escribiremos Copia de seguridad, porque será ese el uso que le demos.

3

Cuando estemos listos, hacemos clic sobre el botón Crear.

Como era de esperar, antes de aplicar los cambios el sistema nos pide la contraseña de administración.

4

La escribimos y hacemos clic sobre el botón Autenticar.

De vuelta el na ventana Discos, podemos montar la nueva unidad haciendo clic sobre el botón que muestra una flecha a la derecha (Montar el sistema de archivos).

5

Después de esto, ya podemos cerrar la ventana.