Capítulo 3: Dominios en Windows Server

3.4. Degradar un controlador de dominio desde la interfaz gráfica

Degradar un controlador de dominio es una tarea que no se realiza a menudo. Sin embargo, en algunas ocasiones, necesitamos que un controlador de dominio deje de actuar como tal. Por ejemplo, cuando pensamos modificar sus características hardware, cuando vamos a modificar los servicios que ofrece, o cuando sus funciones van a ser asumidas por un ordenador diferente.

Pues bien, igual que sucedió al promocionar un ordenador como controlador de dominio, cuando nos disponemos a degradarlo, también nos enfrentaremos a dos pasos: la degradación propiamente dicha y la desinstalación de los roles implicados.

Para ver cómo resolverlo en Windows Server 2012 R2, puedes recurrir a la explicación, paso a paso, que hicimos en los artículos:

Aunque, si la versión del sistema que utilizas habitualmente es Windows Server 2016, los artículos a los que debes recurrir son: