Convertir un disco de FAT a NTFS en Windows 8.1 sin perder los datos

No hace mucho hablábamos de cómo Formatear un disco con FAT en Windows 8.1 para conectarlo a un reproductor multimedia o una consola de juegos (como la PlayStation 3 de Sony), que no soportaran el sistema de archivos NTFS, pero, ¿qué sucede cuando cambias de consola o de reproductor multimedia y el nuevo sí soporta NTFS?¿Tienes que seguir sufriendo la fragmentación y el desperdicio de espacio del viejo sistema de archivos FAT? Obviamente, la respuesta es no. Si no, no estaría escribiendo este artículo.

Ten en cuenta que, en informática, ningún método es 100% seguro por lo que, si los datos almacenados en la unidad son realmente irreemplazables, deberías hacer una copia de seguridad antes de aplicar el proceso que te explicamos en este artículo.

Para mostrarte el proceso, partiremos de una unidad de almacenamiento identificada con la letra E.

1

Como puedes ver en la imagen, la unidad de la que partimos tiene unos cuantos archivos almacenados.

Lo primero será comprobar que, efectivamente, el sistema de archivos de la unidad es FAT. Para ello, en el panel izquierdo de la ventana del explorador de archivos, hacemos clic son el botón derecho del ratón sobre la entrada que identifica la unidad en cuestión.

2

En el menú de contexto que aparece, elegimos la opción Propiedades.

Al hacerlo, aparece una ventana con el título Propiedades:, seguido del nombre de la unidad (su etiqueta) y la letra que la identifica (en este caso, E:)

3

En la solapa General comprobamos que, efectivamente, el sistema de archivos es FAT32.

Una vez hecha la comprobación, vamos a llevar a cabo la conversión. Para comenzar, hacemos clic en el Escritorio sobre el botón Inicio.

4

En el menú de contexto que aparece, elegimos la opción Símbolo del sistema (administrador).

Al hacerlo, aparecerá un aviso del Control de cuentas de usuario avisándonos de que el programa que vamos a ejecutar puede realizar cambios en la configuración del equipo.

5

Hacemos clic sobre el botón .

Cuando aparezca la ventana del Símbolo del sistema escribimos (o copiamos) la siguiente orden:

convert e: /fs:ntfs

Al pulsar Intro, el sistema nos pide la etiqueta del disco (el nombre que aparece junto a la letra de la unidad en el explorador de archivos). De esta forma, se evita que escribas una letra de unidad equivocada, con los problemas que esto puede ocasionar.

Lógicamente, deberás cambiar e: por la letra que se corresponda con tu unidad de almacenamiento.

6

Escribimos la etiqueta y volvemos a pulsar la tecla Intro.

Si todo va bien, iremos recibiendo información sobre la tarea, hasta que, finalmente, aparezca el texto Conversión completada.

7

Ya podemos cerrar la ventana del Símbolo del sistema.

Para comprobar que, efectivamente, todo ha sido correcto, basta con volver al explorador de archivos y desplazarnos hasta la unidad que hemos convertido. Los archivos deben seguir en su sitio, pero si abrimos la ventana Propiedades de la unidad, observarás que, ahora, en la solapa General, el sistema de archivos que aparece es NTFS.

8

Ventana Propiedades de la unidad convertida.

Espero que el artículo de hoy te haya resultado útil.

One more thing…

Recuerda que ya publicamos un artículo donde explicamos cómo Formatear un disco con FAT en Windows 8.1.