Capítulo 12: Integración de redes mixtas con Windows y Linux



12.3. Crear un grupo de trabajo en Windows 8.1

Un grupo de trabajo es la forma más simple que ofrecen los sistemas operativos de Microsoft para compartir archivos. No obstante, debido a sus escasas características de seguridad, sólo se recomienda su uso en entornos confiables. Al fin y al cabo, no debemos olvidar que …

  • En un grupo de trabajo, todos los ordenadores que participan tienen el mismo nivel (no existe un ordenador que tenga ningún tipo de control sobre los demás).
  • Las cuentas de usuario son locales, lo que significa que para trabajar en un determinado equipo del grupo de trabajo, antes debemos tener una cuenta de usuario en el mismo.
  • Los grupos de trabajo están pensados para redes en las que participan pocos ordenadores (Microsoft recomienda que no sean más de 20)
  • Todos los equipos participantes deben pertenecer a la misma red.
  • Los grupos de trabajo no están protegidos por contraseña.

Cuando configuramos la red en Windows 8.1, se crea automáticamente un grupo de trabajo con el nombre WORKGROUP. Sin embargo, veremos que es muy sencillo elegir un nombre diferente para el grupo de trabajo, o configurar Windows 8.1 para que se una a un grupo de trabajo que ya exista en la red.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los grupos de trabajo sólo proporcionan la infraestructura básica para compartir archivos e impresoras, pero no configuran el uso compartido de forma automática.

Así pues, para crear un nuevo grupo de trabajo con Windows 8.1, seguiremos los siguientes pasos:

  •  Estableceremos el nombre del grupo de trabajo, lo que equivaldrá a crearlo, si aún no existe.
  • Cambiaremos las opciones predeterminadas de uso compartido
  • Compartiremos una carpeta con los demás miembros del grupo de trabajo.
  • Finalmente, comprobaremos que los archivos contenidos en la carpeta anterior está accesible desde otro equipo del grupo.

Pues bien, una vez establecidos los objetivos, comencemos…

Establecer el nombre del grupo de trabajo

Una de las formas más sencillas de establecer un nombre para el grupo de trabajo consiste en acceder a las propiedades del Equipo desde el menú Metro.

1

Para lograrlo, comenzamos por hacer clic sobre el botón Inicio.

Una vez desplegado el menú metro, hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre el icono que representa al Equipo.

2

… Y en el menú de contexto que aparece, elegimos Propiedades.

Al hacerlo, aparecerá una ventana con información del sistema. En la parte inferior, además de algunos detalles sobre el hardware del equipo, podemos encontrar su nombre (tanto el nombre NetBIOS como el nombre DNS), la descripción y el nombre del grupo de trabajo o dominio al que pertenece.

3

Para cambiar estos datos, sólo tenemos que hacer clic en el enlace Cambiar configuración.

En la ventana Propiedades del sistema, que aparece a continuación, podríamos escribir un texto para la descripción (si te fijas, en la imagen anterior aparecía en blanco). Sin embargo, lo dejaremos así.

4

Lo que sí haremos será un clic sobre el botón Cambiar, para escribir el nuevo nombre del grupo de trabajo y, si lo consideramos oportuno, un nuevo nombre de equipo.

Lo haremos en la ventana que aparece a continuación.

5

Cuando los datos sean correctos, hacemos clic en Aceptar.

En ese momento, Windows 8.1 busca en la red algún equipo (o equipos) que tengan el mismo nombre de grupo de trabajo. Si los encuentra, considerará que es miembro del grupo. Si no, considerará que se trata de un grupo nuevo. Además, si en el momento de unirse al grupo de trabajo, el equipo hubiese sido miembro de un dominio, se daría de baja del dominio de forma automática y se deshabilitaría su cuenta del equipo en dicho dominio.

En cualquier caso, aparecerá un mensaje indicando que se ha unido satisfactoriamente al grupo de trabajo.

6

Sólo tendremos que hacer clic sobre el botón Aceptar.

A continuación, aparece una nueva ventana informativa indicando que deberemos reiniciar el equipo para que se apliquen los cambios, pero que antes deberemos cerrar todos los programas y guardar todos los archivos que tengamos abiertos.

7

De nuevo, hacemos clic sobre Aceptar.

Cuando cerremos la ventana de Propiedades del sistema, detectará que ya no hay programas en ejecución y nos dará la oportunidad de reiniciar en ese momento.

8

Hacemos clic sobre Reiniciar ahora.

Cambiar las opciones de uso compartido

Como hemos dicho al principio del apartado, con las modificaciones anteriores no se ha configurado de forma automática el uso compartido de recursos, por lo que el siguiente paso consistirá en hacerlo nosotros.

1

Comenzaremos por hacer clic sobre el icono del Explorador de archivos.

Una vez abierta la ventana, en el panel izquierdo, hacemos clic sobre el elemento Red, con el botón derecho del ratón.

2

Y, en el menú de contexto que aparece, elegimos la opción Propiedades.

Al hacerlo, se abrirá la ventana Centro de redes y recursos compartidos.

3

En ella, debemos hacer clic sobre el enlace Cambiar configuración de uso compartido avanzado.

Cuando se abra la ventana Configuración de uso compartido avanzado observaremos que está dividida en tres categorías diferentes:

  • Privado (perfil actual)
  • Invitado o público
  • Todas las redes

Aquí las mostramos contraídas para que se observen fácilmente, pero es común que te aparezca la primera categoría expandida.

4

Para desplegar cualquiera de ellas, haremos clic sobre el botón que aparece a su derecha.

Desplegando la categoría Privado (perfil actual), deben aparecer las siguientes opciones:

  • Activar la detección de redes (y en su interior, Activar la configuración automática de los dispositivos conectados a la red).
  • Activar el uso compartido de archivos e impresoras.
  • Permitir que Windows administre las conexiones del grupo en el hogar (recomendado).

5

Si alguna de ellas no apareciese seleccionada, deberíamos hacerlo.

Dentro de la categoría Invitado o público, debemos activar las siguientes opciones:

  • Activar la detección de redes.
  • Activar el uso compartido de archivos e impresoras.

6

En este caso, las opciones elegidas no serán las que aparecían predeterminadas.

Por último, en la categoría Todas las redes, nos aseguramos de que aparecen marcadas las siguientes opciones:

  • Activar el uso compartido para que todos los usuarios con acceso a la red puedan leer y escribir archivos de las carpetas públicas.
  • Usar el cifrado de 128 bits para ayudar a proteger las conexiones de uso compartido de archivos (recomendado).
  • Desactivar el uso compartido con protección por contraseña.

En este, probablemente la única opción que no tenga el valor correcto de forma predeterminada sea la última.

7

Cuando hayamos terminado, hacemos clic sobre el botón Guardar cambios.

Compartir una carpeta

Una vez que tenemos configuradas las opciones de uso compartido, estamos listos para compartir con el grupo de trabajo una carpeta cualquiera de nuestro equipo.

1

Lo primero será abrir el Explorador de archivos para localizar la carpeta deseada.

En nuestro caso, hemos decidido compartir la carpeta imágenes, así es que nos desplazamos hasta ella. Una vez ahí, hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre cualquier espacio libre del área de trabajo de la ventana.

2

En el menú de contexto que aparece, elegimos la opción Propiedades.

Esto hará que se abra la ventana Propiedades: Imágenes (lógicamente, el nombre depende de la carpeta que vayamos a compartir). En ella, hacemos clic sobre la solapa Compartir.

3

… Y, a continuación, sobre el botón Uso compartido avanzado.

Cuando se muestre la ventana Uso compartido avanzado, hacemos clic sobre la casilla de verificación Compartir esta carpeta.

Debajo, podremos indicar el nombre que tendrá en la red la carpeta que estamos compartiendo, establecer el número de usuarios que podrán acceder al mismo tiempo y, sobre todo, indicar los permisos que tendrán los usuarios sobre los archivos que tengamos guardados en la carpeta.

4

En nuestro ejemplo, sólo hacemos clic sobre el botón Permisos.

En la ventana Permisos de Pictures elegiremos, en la parte superior los usuarios o grupos a los que asignaremos permisos y, en la parte inferior, las acciones que permitimos o denegamos.

Si necesitáramos incluir algún usuario o grupo en particular, usaríamos el botón Agregar. Sin embargo, nosotros aquí nos limitaremos a asignar permisos de forma general para todos los usuarios.

Para lograrlo, hacemos clic en la parte superior sobre Todos y, en la parte inferior establecemos qué cosas podrán hacer. En nuestro caso, además de Leer, que es el valor predeterminado, permitiremos también Cambiar. De esta forma, los usuarios que accedan a nuestros archivos, podrán hacer también modificaciones.

5

Una vez elegidos los permisos, hacemos clic sobre el botón Aceptar.

6

De vuelta en la ventana Uso compartido avanzado, sólo nos queda hacer clic sobre el botón Aceptar.

Una vez que hayamos regresado a la ventana Propiedades: Imágenes, iniciamos la segunda fase del procedimiento.

7

Hacemos clic sobre el botón Compartir

Esto nos llevará a la ventana Archivos compartidos. Aquí, de nuevo, deberemos indicar los usuarios con los que queremos compartir la carpeta.

8

En la lista desplegable, elegimos Todos.

 

9

A continuación, hacemos clic sobre el botón Agregar.

Una vez que aparezca Todos en la lista de nombres, desplegamos su lista de permisos…

10

… Y elegimos Lectura y escritura

11

Después, sólo queda hacer clic sobre el botón Compartir.

Esto nos devolverá a la ventana Archivos compartidos, pero ahora comprobamos que aparece la carpeta que acabamos de compartir

12

Ya sólo queda hacer clic sobre el botón Listo.

Aunque el trabajo está terminado, para que el recurso compartido esté disponible para el resto de participantes en el grupo de trabajo, necesitaremos reiniciar el equipo

13

Como siempre, en el panel Configuración, hacemos clic sobre el botón Iniciar/Apagar y elegimos la opción Reiniciar.

Comprobar que los archivos están disponibles en otro equipo

Para comprobar que todo ha funcionado de forma adecuada, basta con irnos hasta otro equipo de la red local, que forme parte del mismo grupo de trabajo, abrir el Explorador de archivos y desplazarnos hasta el lugar donde debe encontrarse el recurso compartido.

1

Comprobamos que aparece el archivo que contenía originalmente la carpeta del equipo que la está compartiendo.

Si necesitamos que un equipo de la red forme parte de un grupo de trabajo para usar los recursos compartidos por otros miembros, pero no es necesario que éste comparta ningún recurso propio, bastaría con seguir los dos primeros puntos de este apartado.