Reducir el tamaño de una partición en Windows 10

Mantener los datos en una partición independiente puede mantenerlos más seguros. Además, podremos reinstalar el sistema operativo sin que les afecte. Aún así, nunca debemos olvidar hacer copias de seguridad.

En algunas ocasiones, con el sistema operativo ya instalado, necesitamos reducir el tamaño de la partición que ocupa en el disco. Esto ocurre, por ejemplo, cuando queremos guardar los datos en una partición separada a la del sistema o cuando queremos instalar un segundo sistema operativo en el mismo disco (instalación dual). En ambos casos, la solución pasa por instalar un segundo disco, o por reducir la partición actual del sistema para dar cabida a una partición nueva.

En SomeBooks.es ya aprendimos a Añadir un nuevo disco a un equipo con Windows 8.1 y crear en él un nuevo volumen simple (una nueva partición). Como en Windows 10, el proceso es prácticamente idéntico, hoy aprenderemos a reducir la partición donde se encuentra instalado el sistema.

Para comenzar, haremos clic, con el botón derecho del ratón, sobre el botón Inicio.

1

Y en el menú de contexto que aparece, elegimos Administración de discos.

Esto hará que se abra una nueva ventana en el Escritorio titulada Administración de discos. En su parte inferior, aparecerá una fila por cada dispositivo conectado al sistema. En nuestro ejemplo, sólo disponemos de dos: Un disco duro, identificado como Disco 0, y una unidad óptica, identificada como CD-ROM 0.

En estos momentos, el disco duro dispone de dos particiones diferentes:

  • La partición GUID (GPT), que forma parte del estándar EFI y que se utiliza para gestionar el arranque del sistema.
  • La partición donde se encuentra instalado el sistema operativo, que suele aparecer etiquetada con (C:) y que es la que cambiaremos aquí de tamaño.

Para comenzar el trabajo, hacemos clic sobre el volumen (C:) con el botón derecho del ratón.

2

De nuevo, aparecerá un menú de contexto. En él, elegimos la opción Reducir el volumen

Aparecerá una nueva ventana, titulada Reducir C:, que contiene bastante información. Arriba, estará el tamaño total del volumen en estos momentos. Más abajo, la cantidad de espacio del que disponemos para la reducción (en otras palabras, lo que podemos quitar a C:). Debajo, aparece un cuadro de texto donde podemos escribir la cantidad que queremos quitar al volumen (en mi caso, he elegido 20000 MB). Y, finalmente, el tamaño que nos quedará tras reducirlo.

3

Una vez ajustados el valor que consideremos adecuado, hacemos clic sobre el botón Reducir.

Un instante después, estaremos de vuelta en la ventana Administración de discos, pero ahora aparece un nuevo espacio al final del Disco 0 identificado como No asignado.

4

La reducción del volumen ha terminado.

Formatear el espacio resultante

Si, como dijimos al principio, el espacio libre que acabamos de obtener se va a dedicar a un nuevo sistema operativo, Ahora deberíamos apagar el equipo y comenzar la instalación del nuevo sistema operativo. Sin embargo, si lo que pretendemos es utilizarlo como unidad de almacenamiento independiente dentro de Windows 10, aún nos falta crear el nuevo volumen y darle formato.

Si este es tu caso, puedes comenzar haciendo clic sobre el espacio libre del Disco 0 con el botón derecho del ratón.

1

Y, en el menú de contexto que aparece, deberás elegir la opción Nuevo volumen simple

Esto hará que se inicie el Asistente para nuevo volumen simple.

2

Leemos la primera pantalla, que es meramente informativa, y hacemos clic sobre el botón Siguiente.

En la siguiente etapa, deberemos especificar el tamaño que tendrá la partición. Observa que, de forma predeterminada, el tamaño que aparece es el total del espacio disponible. Sin embargo, si lo deseamos, podemos disminuirlo para que la nueva partición ocupe sólo una parte de dicho espacio.

Si lo hacemos, al final del proceso se mostrará el área que representa al Disco 0 con el nuevo volumen que estamos creando, y el espacio restante etiquetado como No asignado. Repitiendo el proceso, podríamos crear una nueva partición en el espacio restante, y así sucesivamente.

3

Para nuestro ejemplo, dejamos asignado todo el espacio y pulsamos el botón Siguiente.

A continuación, elegiremos la letra que tendrá asignada la nueva partición.

También podemos hacer que el contenido del nuevo disco se muestre dentro de una carpeta vacía de otro disco (en este caso sólo tenemos elvolumen  principal), de esta forma, podemos construir un único árbol de directorios, al estilo de lo que hace GNU/Linux y desaparecería la percepción de que existen dos discos distintos en el sistema, en su lugar, se vería una carpeta en el disco principal, cuyo contenido sería el del segundo disco completo.

Incluso podemos dejarla la nueva partición sin letra y sin ruta a otra carpeta, aunque esto es poco frecuente, porque la partición quedaría inaccesible desde el sistema operativo.

4

En nuestro ejemplo, dejamos seleccionada la letra E: y hacemos clic sobre el botón Siguiente.

Después de esto, sólo nos queda elegir los datos relativos al sistema de archivos que vamos a asignar, aunque también podemos optar por no formatear la partición.

En Windows 10 podemos elegir entre dos sistemas de archivos diferentes: FAT32 y NTFS, aunque en los discos actuales, por su tamaño, lo más normal es elegir la segunda opción.

También podemos elegir el tamaño del bloque de datos que se intercambiará con la unidad en una sola operación de lectura o escritura. En este caso, lo más frecuente es dejar el valor predeterminado.

A continuación, tenemos un cuadro de texto donde escribir un nombre para la partición. Esta etiqueta, que se mostrará junto a la letra de unidad en el Explorador de archivos te puede servir para identificar su contenido con más facilidad. Por ejemplo, puedes llamarla Datos, si va a ser ese su contenido.

También podemos decidir si queremos hacer un formateado rápido y si queremos habilitar la compresión automática de archivos y carpetas (este último aspecto hará descender ligeramente el rendimiento de la unidad cuando la estemos usando, por lo que, salvo que el ahorro en la capacidad de almacenamiento sea importante, lo dejaremos deshabilitado).

5

Por último, haremos clic sobre el botón Siguiente.

En la última etapa del asistente, obtenemos un resumen de la configuración que hemos establecido.

6

Sólo queda hacer clic sobre el botón Finalizar.

Cuando se cierre el asistente, podremos comprobar que la información sobre el Disco 0 se habrá actualizado en respuesta al proceso que acabamos de llevar a cabo.

7

Como no hemos modificado su etiqueta, estará identificado como Nuevo vol.

Si tienes un disco que venía formateado, por ejemplo, con exFAT y quieres convertirlo a NTFS, tendrías que abrir la ventana Administración de equipos, tal y como explicamos en este artículo y, antes de crear la nueva partición, tendrías que eliminar la antigua haciendo clic sobre ella y eligiendo Eliminar volumen

Después, los pasos serían idénticos a los explicados aquí.

Espero que te resulte útil.