Habilitar el escritorio remoto en Windows 8.1

En ocasiones, tenemos un ordenador de sobremesa potente, pero preferimos trabajar en el jardín, con nuestro viejo portátil… Y no lo hacemos porque los programas y datos que estamos usando no se encuentran el él, incluso puede que le falte potencia para ejecutarlos. Otras veces, un familiar nos pide ayuda para configurar alguna característica de su equipo y no disponemos del tiempo o las ganas necesarios para desplazarnos hasta allí. Incluso puede que te encuentres de viaje y necesites acceder a los datos o ejecutar programas de tu ordenador de casa…

Para estas y otras muchas situaciones, el Escritorio remoto puede ser la solución que precisas. Este programa conecta dos ordenadores mediante una red local, o incluso Internet, y nos muestra el escritorio de uno de los ordenadores en una ventana del otro, como si estuviésemos sentados delante.

En este artículo no sólo aprenderemos a habilitar el escritorio remoto, también veremos cómo se accede desde otro ordenador con Windows y con Ubuntu.

Habilitar el escritorio remoto en el equipo que comparte su escritorio.

Antes de comenzar, si vas a utilizar Windows 8.1 en el equipo que comparte su escritorio, debo comentarte un requisito básico: necesitas al menos la versión Pro o Pro  N.

A partir de ahí, para activar la característica de Escritorio remoto, sólo tienes que seguir unos sencillos pasos.

Lo primero será hacer clic, con el botón derecho del ratón sobre el botón Inicio.

1

Después, en el menú de contexto que aparece, elegimos Sistema.

Al hacerlo, conseguiremos que se abra la ventana Sistema, donde encontramos bastante información sobre nuestro equipo: Tipo de procesador, cantidad de memoria, tipo de sistema operativo, etc. Sin embargo, en este momento, lo único que necesitamos es el enlace Configuración de Acceso remoto que hay en el panel izquierdo.

2

… Hacemos clic sobre él

Así, conseguiremos que se abra la ventana Propiedades del sistema, con la solapa Acceso remoto activada. En ella, activamos las dos opciones siguientes:

  • Permitir conexiones de Asistencia remota a este equipo
  • Permitir conexiones remotas a este equipo

3

Ahora sólo queda hacer clic sobre el botón Aceptar.

Acceder al escritorio remoto desde un equipo con Windows 8.1

Para el siguiente paso, nos iremos a un ordenador diferente, teniendo en cuenta que el anterior debe seguir funcionando.

En él, comenzaremos por llevar el puntero del ratón hasta la esquina inferior derecha de la pantalla, para mostrar la Barra de acceso

1

Una vez que aparezca, hacemos clic sobre el elemento Buscar.

Cuando aparezca el panel de búsqueda, hacemos clic sobre el cuadro de texto de la parte superior y comenzamos a escribir las palabras ‘escritorio remoto’. Probablemente, mucho antes de que acabemos, aparecerá el elemento Conexión a Escritorio remoto.

2

Hacemos clic sobre él.

De esta forma, obtenemos la ventana Conexión a escritorio remoto. En ella disponemos de una gran variedad de opciones pero, para hacer un uso básico, sólo tenemos que escribir la dirección IP, o el nombre de red, del equipo al que queremos acceder. Opcionalmente, también escribiremos el nombre de la cuenta que usaremos para conectarnos (lógicamente, deberá ser una cuenta definida en el equipo remoto).

3

Escribimos los datos necesarios y hacemos clic sobre el botón Conectar.

Como cabe esperar, el sistema nos pide la contraseña de la cuenta de usuario (la que hemos indicado en la imagen anterior).

Opcionalmente, si pensamos utilizar esta conexión con frecuencia, podemos marcar la opción Recordar mis credenciales para que la próxima vez no tengamos que autenticarnos.

4

Para continuar, hacemos clic sobre el botón Aceptar.

Al intentar la conexión, el sistema nos avisa de que no ha podido confirmar que el equipo remoto (el que ofrece su escritorio) sea de confianza. Obviamente, como se trata de uno de nuestros ordenadores, sí que confiamos en él, por lo que podemos continuar sin problemas.

Si lo prefieres, también puedes hacer clic sobre la casilla de verificación No volver a preguntarme sobre conexiones a este equipo, para evitar esta molestia en el futuro.

5

En cualquier caso, hacemos clic sobre el botón .

Un momento después, veremos en la pantalla el escritorio del otro ordenador y podremos trabajar con él como si estuviésemos delante.

6

La única diferencia es la barra azul que aparece arriba y que nos permite identificar el ordenador al que estamos conectados (además de manejar la ventana que contiene al escritorio.

Acceder al escritorio remoto desde un equipo con Ubuntu 14.04 LTS

El cruce de plataformas siempre es interesante y ofrece alternativas al uso más convencional de los sistemas operativos. Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, puedes tener un ordenador con escasa potencia, que ejecute una distribución ligera de GNU/Linux y acceder a través de Escritorio remoto a un ordenador más potente en el que tienes instalados programas que requieran mayor potencia para ejecutarse y, en este caso, que sean compatibles con Windows.

Puedes abrir fácilmente el Dash pulsando la tecla con el logo de Windows en tu teclado.

Para acceder desde GNU/Linux al escritorio de Windows hay diferentes alternativas. Una de ellas es Remmina, que además tiene la ventaja de venir instalado de forma predeterminada en Ubuntu.

Para ejecutarlo, sólo tenemos que abrir el Dash y comenzar a escribir el nombre del programa o las palabras Escritorio remoto.

1

Cuando aparezca Remmina, hacemos clic sobre él.

Al hacerlo, se abrirá una ventana titulada Cliente de escritorio remoto Remmina. Aquí iremos definiendo las conexiones con los diferentes equipos que compartan su escritorio en nuestra red.

2

Comenzaremos por hacer clic en el botón Nuevo.

Cuando lo hagamos, Remmina nos muestra una nueva ventana donde nos pide los detalles de la conexión. Como mínimo, tendremos que incluir un nombre que la defina y la dirección IP del ordenador al que pretendemos acceder.

En esta ventana podemos incluir el nombre de usuario y la contraseña de la cuenta que usaremos en el equipo remoto. Si el equipo remoto pertenece a un dominio de Windows, también podemos indicar aquí su nombre.

Si lo dejamos en blanco, estos datos se pedirán cada vez que iniciemos la conexión.

Otro aspecto a tener en cuenta es la resolución. Podemos utilizar todo el tamaño de nuestra pantalla (Usar resolución del cliente) y indicar un tamaño específico. Además, podremos indicar la profundidad de color. Es decir, el número de colores diferentes que usaremos para mostrar el escritorio. Es importante destacar que, cuantos menos colores usemos, peor será la calidad de la imagen que obtengamos, pero será mayor la velocidad. Aquí dejaremos el valor predeterminado (256 colores (8ppp)), pero si estás trabajando en una red local, puede ser conveniente ampliarlo.

3

Cuando estemos listos, hacemos clic sobre el botón Conectar.

A partir de aquí, se inicia la conexión con el escritorio remoto. Como no hemos indicado en la pantalla anterior las credenciales de la cuenta de usuario que usaremos en el equipo remoto, Remmina nos las pedirá cada vez que tratemos de iniciar sesión.

En cualquier caso, cuando introduzcas los valores puedes hacer clic en Guardar contraseña para evitar esta situación en el futuro.

4

Cuando hayas terminado de escribir los datos, debes hacer clic sobre el botón Aceptar.

Como en el caso anterior, antes de iniciar definitivamente la conexión, Reminna nos ofrece la información del equipo remoto para que nos aseguramos de que es el equipo en el que confiamos. Obviamente, como se trata de uno de nuestros ordenadores, sí que confiamos en él, por lo que podemos continuar sin problemas.

5

Hacemos clic sobre el botón Aceptar.

Poco después, veremos el escritorio remoto en una ventana de Remmina. Si lo prefieres, puedes verlo a pantalla completa usando el botón correspondiente de la barra de herramientas superior.

6

Mostramos el escritorio a pantalla completa.

Como puedes ver, el resultado es muy parecido al que obteníamos con Windows.

7

La única diferencia es la calidad de la imagen, debido al número de colores que hemos elegido al definir la conexión.

También puede que hayas echado en falta la barra de herramientas en la parte superior, pero aparecerá en cuanto acerques el puntero del ratón.

8

… quizás es menos glamurosa, pero es igual de útil.

Bueno, pues hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te resulte útil

One more thing…

Si te ha interesado el artículo de hoy, puede que quieras echar un vistazo a estos artículos anteriores: