Habilitar el escritorio remoto en Ubuntu 14.04 LTS

Hace unos días aprendimos a configurar un ordenador con Windows 8.1 para que compartiera su escritorio con otro ordenador a través de la red local o, incluso, a través de Internet. De esta forma, podremos acceder al escritorio de un ordenador desde una ventana del otro, y podremos trabajar en él como si estuviésemos sentados delante.

Pues bien, si en aquella ocasión la operación resultó muy sencilla, cuando aplicamos la idea a un ordenador con Ubuntu 14.04 LTS, no lo es menos. Y para comprobarlo, sólo tienes que seguir leyendo.

Puedes abrir fácilmente el Dash pulsando la tecla con el logo de Windows en tu teclado.

Habilitar el escritorio remoto en el equipo que comparte su escritorio

Para habilitar el escritorio remoto en Ubuntu, necesitamos el componente Compartición de escritorio. Para encontrarlo, basta con comenzar a escribir su nombre en el Dash. Verás que aparece mucho antes de que termines es escribirlo.

1

Hacemos clic sobre él.

Al hacerlo, aparecerá la ventana Preferencias de compartición de escritorio. En ella, deberemos asegurarnos de marcar las siguientes opciones:

  • Permitir a otros usuarios ver mi escritorio
  • Permitir a otros usuarios controlar su escritorio
  • Debe confirmar cada acceso a este equipo.

2

Una vez establecidos los valores correctos, podemos cerrar la ventana.

Acceder al escritorio remoto desde otro equipo con Ubuntu 14.04 LTS

Si recuerdas el artículo anterior, para acceder desde Ubuntu al escritorio de Windows, usábamos un programa llamado Remmina, que viene incluido en el sistema operativo de forma predeterminada.

Pues bien, si lo que necesitamos es acceder, desde Ubuntu, a otro ordenador que también ejecuta Ubuntu y que comparte su escritorio, volveremos a usar el mismo programa, aunque con algunos valores de configuración diferentes.

Como de costumbre, para ejecutarlo sólo tenemos que abrir el Dash y comenzar a escribir su nombre o las palabras Escritorio remoto.

1

Cuando lo encontremos, hacemos clic sobre él para ejecutarlo.

Al hacerlo, se abrirá la ventana Cliente de escritorio remoto Remmina, donde debemos definir las conexiones con los diferentes equipos que compartan su escritorio en nuestra red. Como cabe esperar, puedes mezclar conexiones a escritorios Windows y a escritorios Ubuntu.

2

Comenzaremos por hacer clic en el botón Nuevo.

Cuando lo hagamos, Remmina nos muestra la ventana Preferencias del escritorio remoto, donde nos pide los detalles de la conexión. Como mínimo, tendremos que incluir los siguientes datos:

  • Un nombre que defina la conexión.
  • El tipo de protocolo, que debe ser VNC – Virtual Network Computing.
  • La dirección IP del ordenador al que pretendemos acceder.

Para que el ejemplo sea un poco distinto del artículo anterior, en este caso hemos incluido el nombre de usuario y la contraseña de la cuenta que usaremos en el equipo remoto.

También debemos tener en cuenta la profundidad de color. Es decir, el número de colores diferentes que usaremos para mostrar el escritorio. Es importante destacar que, cuantos menos colores usemos, peor será la calidad de la imagen que obtengamos, pero será mayor la velocidad. Aquí dejaremos el valor predeterminado (256 colores) y, además, indicaremos el valor Pobre (más rápido) en el campo Calidad, pero si estás trabajando en una red local, puede ser conveniente ampliarlo, porque, como verás en la última imagen del artículo, con los valores que hemos elegido, el resultado será bastante pobre.

3

Cuando estemos listos, hacemos clic sobre el botón Conectar.

Como en la ventana Preferencias de compartición de escritorio del primer apartado elegimos Debe confirmar cada acceso a este equipo no se podrá establecer la comunicación sin que lo permitamos en el ordenador principal.

Si prefieres que la conexión sea transparente para el usuario que esté usando el ordenador que comparte su escritorio, sólo hay que desmarcar esta opción.

4

Hacemos clic sobre el botón Permitir.

De vuelta en el ordenador que accede al escritorio, veremos que la ventana de Remmina ya muestra el contenido del escritorio, aunque como ya predijimos, su calidad no es la más deseable.

5

En cualquier caso, podremos trabajar con él como si estuviésemos delante.

Bueno, hasta aquí el artículo de hoy. Supongo que habrás echado de menos el acceso al Escritorio remoto de Ubuntu desde un ordenador con Windows. No lo hemos olvidado, sólo lo hemos dejado pendiente para un artículo futuro.

Espero que te resulte útil.

One more thing…

Si te ha interesado el artículo de hoy, puede que quieras echar un vistazo a estos artículos anteriores:

Además, como ya hemos comentado al principio, hace unos días publicamos cómo Habilitar escritorio remoto en Windows 8.1.