Finalizar programas que no responden en Windows 8.1

Si no responde ningún programa, puede que no te quede más remedio que reiniciar el sistema, incluso apagándolo de forma abrupta.

En algunas ocasiones, alguno de los programas que estamos ejecutando en Windows 8.1 deja de funcionar y no tenemos forma de cerrarlo. Hay una solución sencilla: reiniciar el sistema. Sin embargo, esto nos obliga a guardar los archivos con los que estemos trabajando en el resto de aplicaciones, esperar a que el sistema se apague y vuelva a arrancar, y, por último, volver a ejecutar las aplicaciones y abrir los archivos. Estarás de acuerdo conmigo en que es un verdadero engorro.

Afortunadamente, para resolver este tipo de situaciones, disponemos del Administrador de tareas, una herramienta que, como ya hemos visto en otro artículo, también nos permitirá examinar datos de rendimiento del sistema e identificar posibles cuellos de botella.

Recuerda que, para iniciar el Administrador de tareas, sólo tenemos que pulsar la combinación de teclas Ctrl+Alt+Supr. Al hacerlo, la pantalla cambiará para  mostrar un aspecto como el de la siguiente imagen.

1

Sólo tendremos que hacer clic sobre el texto Administrador de tareas.

En algunas ocasiones, el programa que está funcionando mal hace que todo el sistema responda muy lentamente, por lo que deberás tener un poco de paciencia. Al final, obtendremos una ventana como la que vemos en la siguiente imagen.

2

Aspecto predeterminado del Administrador de tareas.

En la ventana, podemos comprobar las aplicaciones que tenemos en funcionamiento en estos momentos.

Imagina por un momento que el programa que no te está funcionando es la Calculadora de Windows. Para cerrarlo, sólo tendrías que hacer clic sobre su nombre.

3

… y, a continuación, sobre el botón Finalizar tarea.

Al hacerlo, comprobarás que su nombre desaparece de la lista.

4

También habrá desaparecido su icono de la barra de tareas.

En ocasiones, puede que no sepas qué programa es el que está causando los problemas. O puede que no se trate de uno de los programas que estás ejecutando de forma explícita, sino alguno de los servicios del sistema operativo. En estos casos, puede ser muy útil recurrir al modo de visualización avanzada del Administrador de tareas.

5

Para llegar a él, basta con hacer clic sobre el botón Más detalles.

Como puedes ver en la imagen siguiente, ahora la ventana contiene mucha más información, aunque nosotros, para este artículo sólo nos interesa la solapa Procesos.

Ahora, además de todos los programas y servicios que se están ejecutando, podemos ver el uso que están haciendo del procesador, de la memoria, del disco y de la red. Además, en la cabecera de cada columna, también podemos ver el porcentaje de uso global que se está haciendo de cada uno de los recursos.

También disponemos de una columna titulada Estado, donde podemos comprobar muy fácilmente si hay algún programa o algún servicio que no está respondiendo.

6

En este ejemplo, comprobamos que el Bloc de notas no responde.

Como antes, para cerrar el programa, comenzaremos por seleccionarlo (hacer clic sobre él).

7

… y después hacer clic sobre el botón Finalizar tarea.

Una última cuestión que debemos tener en cuenta es que el Administrador de tareas trata de cerrar el programa de una forma ordenada, para tratar de evitar que se pierdan datos. Esto hace que el cierre pueda no ser inmediato. Incluso puede mostrarse un aviso indicándonos que, si seguimos adelante, puede perderse información.

En ocasiones, también sucede que los programas (y sobre todo los servicios), están diseñados para reiniciarse automáticamente, por lo que puede volver a estar activo unos instantes después de cerrarlo.

Espero que te resulte útil.