Finalizar programas que no responden en Ubuntu 14.04 LTS

En algunas ocasiones, alguno de los programas que estamos ejecutando en Ubuntu 14.04 LTS deja de funcionar y no responde a nuestros de cerrarlo. Aunque la solución más sencilla es reiniciar el sistema, esto nos obliga a guardar los archivos con los que estamos trabajando en el resto de aplicaciones, esperar a que el sistema se apague y vuelva a arrancar, y, por último, volver a ejecutar las aplicaciones y abrir los archivos. En definitiva, supone un verdadero engorro.

Una forma rápida de abrir el Dash consiste en pulsar la tecla con el logotipo de Windows en tu teclado

Afortunadamente, para resolver este tipo de situaciones, en la interfaz gráfica de Ubuntu disponemos del Monitor del sistema, una herramienta que, como ya hemos visto en otro artículo, también nos permitirá examinar datos de rendimiento del sistema e identificar posibles cuellos de botella.

Como ya te hemos contado en algún otro artículo, para iniciar el Monitor del sistema, sólo tenemos que comenzar a escribir su nombre en el Dash.

1

… Y cuando aparezca su icono, hacer clic sobre él.

En la ventana Monitor del sistema, comenzaremos por hacer clic sobre la solapa Procesos. En ella encontramos todos los procesos activos. Además, haciendo clic sobre el título de la columna, podemos ordenar la información por cualquiera de los datos mostrados (un clic los ordenará en orden creciente y el siguiente en orden decreciente).

2

Aquí vemos el contenido de la solapa Procesos.

Como puedes comprobar en la imagen anterior, en la ventana se muestra el nombre del usuario que ha iniciado el proceso, el porcentaje de procesador que está consumiendo en estos momentos, su identificador (PID), la cantidad de memoria que tiene asignada y la prioridad con la que se ejecuta.

Haciendo clic sobre el botón Ver, podemos elegir entre mostrar sólo los procesos activos, todos los procesos del sistema o únicamente los procesos del usuario actual. Además, podemos elegir Dependencias, para comprobar si la ejecución de un proceso depende de la ejecución de otro proceso diferente. Por ejemplo, en la imagen comprobamos que gedit no depende de ningún otro proceso mientras que gnome-session depende, entre otros, de compiz.

3

Mostramos sólo los procesos del usuario actual.

Si hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre un proceso aparecerán las diferentes acciones que podemos aplicar sobre dicho proceso. Entre otras, tenemos las siguiente:

  • Detener proceso: Permite poner un proceso en pausa
  • Continuar proceso: Para activar un proceso que fue puesto en pausa con anterioridad
  • Finalizar proceso: Trata de cerrar el proceso de una forma ordenada, para evitar que se pierdan datos. Esto hace que el cierre pueda no ser inmediato.
  • Matar proceso: De esta forma, conseguimos finalizar el proceso de forma inmediata. Aunque no es recomendable, en algunas ocasiones no queda más remedio cuando un proceso no responde.

4

Menú de contexto de un proceso.

Como habrás observado, en la parte inferior derecha de la ventana también disponemos de un botón con el nombre Finalizar proceso. Este botón se activará al hacer clic sobre cualquiera de los procesos mostrados y es equivalente a la opción del menú de contexto que tiene el mismo nombre.

Hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te resulte útil.

One more thing…

Recuerda que hace unos días, también publicamos un artículo sobre cómo Finalizar programas o servicios que no responden en Windows 8.1.