Controlar una actividad concreta en el Monitor de rendimiento de Windows Server 2012 R2

Hace unos días, te explicábamos cómo dar los Primeros pasos con el Monitor de rendimiento de Windows Server 2012 R2. Hoy, daremos continuación a esa tarea, profundizando un poco más en esta gran herramienta del sistema operativo.

En particular, aprenderemos a comprobar el rendimiento que está teniendo un determinado elemento del sistema en el momento actual. Algo tan sencillo como añadir nuevos contadores de rendimiento.

También  veremos cómo se pueden utilizar los gráficos predefinidos o personalizarlos según nuestras necesidades.

Incluso podremos realizar una pausa en el Monitor de rendimiento para analizar los resultados en una situación particular.

Para ejecutar el Monitor de rendimiento, basta con elegir la opción con el mismo nombre dentro del menú Herramientas del Administrador del servidor.

Ejecutar el monitor de rendimiento

Comprobar el rendimiento de aspectos concretos del sistema

Si lo que nos interesa es comprobar el comportamiento de un aspecto concreto del sistema, deberemos comenzar por añadir el controlador adecuado en el Monitor de rendimiento.

Para comenzar, hacemos clic en Monitor de rendimiento, dentro de la categoría Herramientas de supervisión.

Al hacerlo, el panel derecho será ocupado por un gráfico que representa dos minutos de actividad en el sistema. De forma predeterminada aparecerá representada la actividad del procesador (% de uso en cada instante). sin embargo, podremos agregar tantos contadores como necesitemos. Para conseguirlo, sólo tenemos que hacer clic con el botón derecho del ratón en cualquier parte del gráfico y, en el menú de contexto que aparece, elegir Agregar contadores.

… O, sencillamente, hacer clic sobre el botón + (Agregar) que aparece en la barra de herramientas del gráfico.

Aparecerá la ventana Agregar contadores. En ella, elegiremos los contadores que queremos incluir en el Monitor de rendimiento. Para conseguirlo, en Contadores disponibles, desplegamos la categoría que necesitemos (por ejemplo, Memoria) y hacemos clic en uno o varios de sus contadores (podemos utilizar las teclas Control y Mayúsculas para hacer selecciones múltiples como en cualquier otra lista).

Una vez seleccionados los contadores, hacemos clic sobre el botón Agregar para añadirlos a la lista Contadores Agregados.

Podemos repetir este proceso, tantas veces como sea preciso, hasta completar la lista de contadores que necesitemos.

Finalmente, haremos clic sobre el botón Aceptar.

Cuando volvamos al monitor de rendimiento, veremos que el gráfico contiene mucha más información.

En la parte inferior estarán relacionados todos los contadores, identificados también con el color que se muestra en la gráfica.

Cómo ajustar las características del gráfico

Como habrás deducido de la imagen anterior, existe una relación directa entre el gráfico que se muestra en la parte superior de la ventana y la relación de contadores que vemos en la parte inferior.

Por ejemplo, en el Monitor de rendimiento podemos activar o desactivar, de forma independiente, la casilla de verificación de cada contador para que aparezca, o no, en el gráfico de la parte superior.

Para identificar el contador que representa una línea, basta con poner sobre ella el puntero del ratón.

También podemos cambiar las características de cada contador.

Sólo tenemos que hacer clic son el botón derecho del ratón sobre él y elegir Propiedades.

Por ejemplo, en la solapa Datos, podemos cambiar el aspecto de la línea que representa al contador (color, ancho de línea, estilo y escala). Incluso podemos cambiar el contador sobre el que estamos trabajando (recurriendo a la lista Contadores), añadir contadores nuevos o eliminar cualquiera de los existentes.

Cuando acabemos, haremos clic sobre el botón Aceptar.

Cambiar el tipo de gráfico

Otro aspecto interesante es la posibilidad de cambiar el aspecto del gráfico.

Sólo tenemos que hacer clic en la flecha que hay junto al icono Cambiar tipo de gráfico.

Eligiendo Barra de histograma, obtendremos un gráfico de barras como el de la siguiente imagen.

Las diferentes barras irán cambiando de tamaño según cambie la actividad del sistema.

Eligiendo Informe, obtenemos la representación numérica de los valores contenidos en el diagrama.

También aquí, los valores van cambiando con el paso del tiempo.

Si pulsamos la combinación de teclas Ctrl + G iremos cambiando cíclicamente entre los tres modos de visualización.

Poner en pausa el gráfico de rendimiento

Para contemplar de forma más detallada los valores del gráfico (en cualquiera de sus tres versiones) en un instante determinado, podemos utilizar el botón Inmovilizar pantalla.

El botón se convertirá en Movilizar pantalla y se activará el botón contiguo (Actualizar datos)

Y con esto terminamos el artículo de hoy. Espero que te haya parecido interesante.