Configuración inicial de una máquina virtual en VirtualBox

Hace unos días, aprendimos a Crear una máquina virtual paso a paso con VirtualBox y, poco después, vimos cómo Iniciar la instalación de un sistema operativo en una nueva máquina de VirtualBox. Sin embargo, en muchas ocasiones, antes de iniciar la instalación del sistema operativo, es conveniente realizar algunas tareas de configuración inicial, sobre la máquina virtual recién creada, para poder usarla satisfactoriamente.

En el artículo de hoy no haremos una explicación exhaustiva de las opciones de configuración de VirtualBox, sino que nos limitaremos a comentar aquellas que pueden resultar útiles después de crear una nueva máquina virtual. En particular, nos referiremos a los siguiente aspectos:

  • Establecer un dispositivo desde el que iniciar la instalación del nuevo sistema.

  • Configurar diferentes opciones del sistema, como la cantidad de memoria, el orden de arranque de los dispositivos o los núcleos del procesador real que podrá utilizar la máquina virtual.

  • Las características de vídeo, como la cantidad de memoria para la tarjeta gráfica o la aceleración 3d.

  • Las propiedades de la tarjeta de red.

Como ves, el artículo de hoy promete. Así que, si estás listo, comenzamos…

Configurar el dispositivo de inicio del sistema

Aunque ya vimos cómo iniciar la instalación de una máquina virtual sin haber definido un dispositivo de arranque, también podemos configurarlo con antelación, o en cualquier otro momento, por ejemplo para realizar una restauración de un sistema que ya tengamos instalado.

Para lograrlo, bastaría con hacer clic sobre el botón Configuración de la barra de herramientas superior. Después, en la ventana que aparece, elegiríamos la solapa Almacenamiento.

1

Sin embargo, obtenemos el mismo resultado haciendo clic sobre la categoría Almacenamiento del panel derecho de la ventana.

En la ventana Configuración veremos el controlador o controladores que tenemos definidos. En este caso, disponemos de un único controlador SATA, aunque podríamos tener, por ejemplo, un segundo controlador de tipo IDE.

Si necesitamos un nuevo controlador, bastaría con hacer clic sobre el botón Agregar un nuevo controlador de la parte inferior y elegir su tipo.

Del mismo modo, para eliminar un controlador que no necesitamos, sólo tenemos que seleccionarlo y hacer clic sobre el botón Eliminar controlador seleccionado.

En principio observaremos que el icono que representa la unidad óptica de la máquina virtual aparece Vacío. Si no es así, no te preocupes, la forma de actuar es la misma.

2

Hacemos clic sobre el icono para seleccionarlo.

Si no dispones de un un dispositivo óptico virtual, sólo tienes que seleccionar el controlador adecuado y pulsar el botón Agregar dispositivo CD/DVD para crearlo.

Al hacer clic sobre el dispositivo, se mostrarán a la derecha sus atributos. Verás que junto al texto Unidad CD/DVD aparece el nombre del puerto al que se encuentra conectado (en nuestro ejemplo, Puerto SATA 1). Más a la derecha, tenemos un icono con aspecto de disco óptico con una pequeña flecha apuntando (Seleccionar unidad) hacia abajo.

Si hacemos clic sobre él, obtendremos una lista de dispositivos que contendrá dos opciones fijas:

  • Seleccione archivo de disco óptico virtual… Nos permite elegir un archivo en formato ISO del ordenador anfitrión, que actuará como unidad óptica en la máquina virtual. Esto nos ahorra tener que grabar un disco para utilizarlo en una máquina virtual.

  • Unidad anfitrión VBOX CD-ROM. Si ya disponemos un disco físico, esta opción nos permite utilizar la unidad del ordenador anfitrión en la máquina virtual.

Además, en la lista anterior también aparecerá los archivos en formato ISO que hayamos utilizado en otras ocasiones (cuando los haya, claro).

3

Hacemos clic sobre la primera opción.

Al hacerlo,aparecerá una ventana que nos permite desplazarnos por nuestro disco hasta el lugar donde tengamos almacenada la imagen ISO. Una vez localizada, hacemos clic sobre ella.

4

… Y, a continuación, sobre el botón Abrir.

Al volver a la ventana de configuración, comprobamos que ya aparece el nombre del archivo junto al icono de la unidad óptica en el Árbol de almacenamiento.

También aparecerán los datos del archivo de imagen en el panel derecho de la ventana.

5

Ya hemos configurado el dispositivo de inicio del sistema.

Configurar opciones del sistema

Cuando elegimos la categoría Sistema en el panel izquierdo de la ventana de Configuración, en el panel derecho se muestran tres solapas: Placa base, Procesador y Aceleración.

Como es lógico, en la solapa Placa base, podremos ajustar valores relativos a la virtualización de la placa base de la máquina virtual. De este modo, podremos volver a ajustar la capacidad de memoria que el equipo anfitrión compartirá con la máquina virtual (recuerda que este valor ya lo ajustamos durante la creación de la máquina virtual). Este valor podremos modificarlo incluso después de instalar el sistema operativo invitado, aunque debemos de asegurarnos de no reducirlo hasta el extremo de perjudicar su ejecución, ni ampliarlo hasta poner en riesgo la ejecución del anfitrión).

Debajo de la memoria, encontramos el área Orden de arranque, donde determinaremos las unidades desde las que la máquina virtual tratará de cargar el sistema operativo y en qué orden. Para habilitar o deshabilitar un dispositivo, basta con hacer clic en la casilla de verificación que hay junto a su icono (casilla de verificación). Y para cambiar el orden, seleccionamos un dispositivo y lo desplazamos arriba (Arriba) o abajo (Abajo) con los botones que hay junto a la lista.

Justo debajo, podremos elegir el chipset de la placa base virtual. En el momento de escribir este artículo existen dos posibilidades:

  • PIIX3: Es el más antiguo y no está soportados por algunos sistemas operativos actuales, como Mac OS X

  • ICH9: Es el más moderno y da soporte a PCI express. Además, incluye tres buses PCI, puentes PCI a PCI y interrupciones señalizadas por mensajes (o MSI, de Message Signaled Interrupts). Esto permite a los sistemas actuales direccionar más dispositivos PCI sin compartir interrupciones.

El inconveniente de ICH9 es que aún es experimental y sólo se recomienda cuando pensamos instalar un sistema operativo invitado que lo requiera.

En cuanto al Dispositivo apuntador, el valor predeterminado es Tableta USB. Con él, conseguimos que VirtualBox informe a la máquina virtual de que disponemos de un dispositivo apuntador conectado al puerto USB. Así, el sistema invitado recibirá los eventos de ratón por esta vía. Otros valores posibles son Ratón PS/2, orientado a sistemas operativos invitados antiguos que usaban este tipo de conexión para el ratón, y Tableta multitáctil USB, que se utiliza para instalar algunas versiones actuales de Windows.

Por último, disponemos de tres Características extendidas:

  • Habilitar I/O APIC: APICs (de Advanced Programmable Interrupt Controllers) es una característica hardware que se incorporó con la arquitectura x86 en sustitución de la antigua tecnología PICs (de Programmable Interrupt Controllers), que permitía únicamente 16 tipos de interrupciones. Esta opción debe estar habilitada para instalar sistemas operativos de 64 bits o cuando queremos utilizar, en una máquina virtual, más de una CPU virtual.

    De cualquier modo, el el soporte APIC puede resultar inestable en algunos sistemas operativos y, además, aumenta ligeramente la sobrecarga de la virtualización, lo que hace ligeramente más lento al sistema operativo invitado. En cualquier caso, si la instalación del sistema se realiza con esta opción habilitada, y funciona correctamente, no debe deshabilitarse con posterioridad.

  • Habilitar EFI (sólo SO especiales): Habilitando esta opción, reemplazamos la BIOS (Basic Input Output System) antigua por la nueva EFI (Extensible Firmware Interface).  Esta opción sólo será útil para algunas situaciones avanzadas.

  • Reloj hardware en tiempo UTC: Permite informar de la hora en formato UTC a la máquina virtual. En algunos sistemas, esta opción consigue que el reloj funcione mejor.

1

Opciones para la placa base de la máquina virtual.

En la solapa Procesador, podemos elegir cuántos núcleos del procesador físico podrá ver la máquina virtual. En cualquier caso, una máquina virtual no podrá utilizar más núcleos de los que se encuentran disponibles físicamente.

También podremos fijar el límite de ejecución, es decir, el tanto por ciento que utilizará el procesador real para tareas de virtualización. Hay que tener en cuenta que limitar el tiempo de ejecución de los procesadores virtuales puede ocasionar problemas de temporización del sistema invitado.

Por último, en las Características extendidas, podemos elegir Habilitar PAE/NX. Al hacerlo, la opción PAE (Physical Address Extension) permitirá que incluso una CPU de 32 bits pueda acceder a más de 4 GB de memoria RAM. Se consigue añadiendo 4 bits extra a las direcciones de memoria, lo que permite direccionar hasta 64 GB. Para instalar algunos sistemas operativos, esta opción debe estar habilitada. Es el caso, por ejemplo, de Ubuntu Server.

2

Opciones para el procesador de la máquina virtual.

Configurar opciones de pantalla

Seleccionando en el panel de la izquierda la categoría Pantalla, también encontraremos a la derecha un nuevo panel con tres solapas diferentes. Sin embargo, en el artículo de hoy nos centraremos únicamente en la que también se titula Pantalla.

Aquí estableceremos el tamaño de memoria asignado a la tarjeta gráfica virtual del sistema invitado. La cantidad necesaria dependerá del número de monitores virtuales, la resolución de pantalla, la profundidad de color del monitor anfitrión y de si está habilitada la aceleración 2D y 3D.

Otro aspecto que podemos configurar es el Número de monitores. Puede resultar útil cuando el sistema operativo invitado soporta varios monitores. Cada monitor se representará en una ventana diferente. No obstante, si estamos trabajando a pantalla completa o en modo fluido podrán usarse los monitores físicos.

Cuando ejecutamos algún software que configura el monitor a una resolución inferior a la deseada, también podemos recurrir a la opción Factor de escalado y ampliar la imagen.

Por último, podemos habilitar la aceleración 3D y 2D, para los sistemas operativos invitados que la soporten, siempre que tengan instalado Guest Additions.

1

Opciones de Pantalla para la máquina virtual.

Configurar opciones de red

Finalmente, seleccionando en el panel izquierdo la categoría Red, podremos configurar el modo en el que VirtualBox presenta las tarjetas de red virtuales a la máquina virtual que estamos definiendo.

Al crear la máquina virtual, disponemos de una tarjeta de red virtual configurada para su funcionamiento en modo NAT (más abajo explicamos en que consiste esta configuración).

Como ves en la imagen siguiente, dispondremos de hasta cuatro tarjetas de red virtuales que podemos utilizar sólo marcando la opción Habilitar adaptador de red. Además, podemos definir tarjetas complementarias desde la línea de comandos.

En cada una de las tarjetas podremos elegir entre diferentes modos de conexión, eligiéndolos de la lista Conectado a. Son los siguientes:

  • No conectado. VirtualBox informa al sistema operativo invitado de que existe una tarjeta de red, pero que no tiene conexión (como si el cable no estuviese conectado).

  • NAT. Su nombre proviene del inglés Network Address Translation.Permite navegar, descargar archivos, etc usando la IP del anfitrión. Sin embargo los demás equipos de la red no podrán acceder a la máquina virtual.

  • Red NAT. Permite a los equipos que estén dentro de la red NAT (virtualizados en el mismo anfitrión) comunicarse entre ellos.

  • Adaptador puente. Simula que la tarjeta de red es independiente del anfitrión, intercambiando los paquetes directamente, saltándose la pila de red del sistema operativo anfitrión. Esto hace que la máquina virtual se comporte como cualquier otro equipo de la red a la que pertenece el anfitrión.

  • Red interna. Permite crear una red independiente entre las máquinas seleccionadas. Una de las máquinas virtuales de la red podrá actuar como router para comunicar a toda la red con el exterior (para ello, necesitará que otra tarjeta esté configurada como NAT o adaptador puente)

  • Adaptador sólo-anfitrión. Crea una red interna a la que también pertenece el equipo anfitrión. Para su funcionamiento no necesita que el anfitrión disponga de una tarjeta de red física, sino que puede tener asignada una tarjeta de red virtual conectada al mismo switch virtual que el resto de las máquinas virtuales.

  • Controlador genérico. Permite al usuario elegir un controlador de red que sea distribuido mediante un paquete de extensión.

Además, para cada una de las tarjetas, podemos elegir el tipo de hardware que se presentará a la máquina virtual, pudiendo elegir entre seis tipos diferentes de tarjetas:

  • AMD PCNet PCI II (Am79C970A).

  • AMD PCNet FAST III (Am79C973).

  • Intel PRO/1000 MT Desktop (82540EM).

  • Intel PRO/1000 T Server (82543GC).

  • Intel PRO/1000 MT Server (82545EM).

  • Red paravirtualizada (virtio-net).

Las cinco primeras opciones virtualizan modelos concretos de tarjetas de red mientras que en el último caso, VirtualBox espera que el sistema invitado ofrezca una interfaz de red para entornos virtualizados que simplifica la emulación del hardware y mejora su rendimiento. Este mecanismo es compatible con distribuciones de GNU/Linux con núcleo a partir de la versión 2.6.25. Para sistemas Windows 2000, 2003, XP y Vista pueden descargarse los controladores desde la página web del proyecto (http://www.linux-kvm.org/page/WindowsGuestDrivers).

1

Opciones de Red para la máquina virtual.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te haya sacado de algunas dudas sobre la configuración de máquinas virtuales.