Cómo compartir tus datos con otro usuario en Windows 8.1

Aunque no es muy frecuente, en ocasiones necesitamos compartir nuestros datos personales con algún otro usuario de nuestro equipo. Por ejemplo, en una familia, los padres pueden querer compartir sus archivos entre ellos, pero no con sus hijos. Hoy aprenderemos cómo conseguirlo de un modo muy sencillo.

Comenzaremos por abrir el explorador de archivos.

1

Por ejemplo, haciendo clic sobre el icono que aparece en el escritorio

A continuación, haremos doble clic sobre el icono que representa a la unidad donde tenemos instalado el sistema operativo.

2

En este caso, el identificado cono Disco local (C:)

El el directorio raíz de la unidad, encontraremos diferentes carpetas. La que nos interesa es Usuarios, que contiene la información personal de todos los usuarios locales del equipo (conocidos como perfiles de usuario).

3

Por lo tanto, hacemos doble clic sobre la carpeta Usuarios.

Un usuario del grupo Administradores podrá cambiar las características de cualquier carpeta, pero un usuario normal sólo podrá hacerlo con la suya.

En su interior, comprobaremos que existe una carpeta por cada una de las cuentas de usuario que tenemos creadas en el equipo, mas una común para todas ellas, llamada Acceso público.

Para seguir, haremos clic, con el botón derecho del ratón, sobre la carpeta que coincide con el nombre de nuestra cuenta. Después, en el menú de contexto que aparece, elegiremos la entrada Compartir con.

Al hacerlo, veremos aparecer un nuevo menú con varias opciones, entre ellas, los nombre de los diferentes usuarios del sistema. Si queremos compartir la carpeta con un solo usuario y otorgándole sólo permiso de lectura sobre nuestros archivos, bastará con hacer clic sobre su nombre.

Además, disponemos de una opción titulada Usuarios específicos…, que nos permitirá añadir varios usuarios de una sola vez, y cambiar sus permisos (las cosas que puede hacer) sobre nuestros archivos.

4

Para nuestro ejemplo, haremos clic sobre la opción Usuarios específicos

Al hacerlo, se abrirá la ventana Archivos compartidos. En ella, comprobaremos que sólo puede usar la carpeta un usuario, que además es el propietario.

5

Para añadir más propietarios, desplegamos la lista de la parte superior.

Así, aparecerá la lista con todos los usuarios del sistema. También aparece una línea con el texto Grupo en el hogar, que nos permite compartir la carpeta con usuarios de otros ordenadores de la misma red local, y una línea con el texto Todos, que nos permite compartir la carpeta, en una sola operación, con todos los usuarios del equipo.

6

Para nuestro ejemplo, elegiremos sólo una cuenta de usuario.

La lista se volverá a plegar y quedará seleccionada la cuenta en cuestión.

7

Para añadirla al cuadro inferior, hacemos clic sobre el botón Agregar.

Al hacerlo, la cuenta de usuario se añade a la lista del cuadro inferior (la lista de los usuarios que tienen acceso a la carpeta.

8

La cuenta de usuario ha sido añadida.

Podemos repetir los pasos 6 a 8 tantas veces como necesitemos para compartir la carpeta con otras personal.

De forma predeterminada, la cuenta que hemos añadido sólo podrá ver nuestros archivos, pero no podrá modificarlos. Si queremos cambiar esto, hacemos clic sobre la entrada Nivel de permiso de la cuenta y elegimos Lectura y escritura.

También podemos elegir la opción Quitar para dejar de compartir la carpeta con esa cuenta de usuario.

9

Finalmente, hacemos clic sobre el botón Compartir.

A continuación nos avisará de que algunas carpetas se encontraban previamente compartidas. No debemos preocuparnos por este aspecto.

10

Hacemos clic sobre el botón No cambiar la configuración.

El siguiente paso nos permite enviar un vínculo (un enlace) a la persona o personas con las que estamos compartiendo la carpeta, para que pueda acceder a ella de un modo sencillo. También podemos copiar el vínculo al portapapeles para usarlo con otro programa que no sea el correo electrónico.

11

Para nuestro ejemplo, nos limitaremos a hacer clic sobre el botón Listo.

Después de esto, la carpeta con nuestros datos está lista para que el usuario (o los usuarios) con los que la hayamos compartido puedan hacer uso de ella. En este caso, sólo para lectura, sin que pueda hacer modificaciones, que es lo que decidimos en el punto 9.

Para comprobarlo, sólo habrá que iniciar sesión con la cuenta del usuario con el que lo hemos compartido. Después abriremos el Explorador de archivos y nos desplazaremos hasta la carpeta Usuarios de la unidad C.

12

Contenido de la carpeta Usuarios en la cuenta con la que compartimos la carpeta.

Cuando el usuario haga doble clic sobre la carpeta compartida, comprobará que puede entrar sin problemas.

13

Contenido del perfil compartido del primer usuario.

… Y esto es todo por hoy. Espero que te resulte útil.