Crear una cuenta de usuario local en Windows 8.1

Cuando se instala Windows 8.1, se crea una cuenta de usuario predeterminada que nos permite identificarnos en el equipo y utilizar sus recursos (programas, datos, impresora, …). A lo largo del tiempo, iremos personalizando nuestro entorno de trabajo con nuestros favoritos de Internet, la resolución de pantalla que más nos conviene, el fondo de escritorio que más nos gusta, nuestro protector de pantalla favorito, y un largo etcétera.

Sin embargo, en ocasiones, necesitamos compartir el ordenador con otras personas. En estos casos, lo ideal es que cada cual tenga su propia cuenta de usuario para adaptarla a sus gustos o necesidades sin que interfieran con los demás.

Además, con las cuentas de usuario también podemos controlar qué programas o archivos puede utilizar cada persona y los cambios que puede aplicar en el ordenador.

En Windows 8.1 puedes crear dos tipos de cuentas:

  • Cuentas locales: que sólo existen en el ordenador en el que las creas
  • Cuentas Microsoft: que comparten su información con todos los equipos con Windows 8.1 o Windows RT 8.1 donde quieras usarlas.

Una cuenta Microsoft consiste en una dirección de correo electrónico (cualquiera) asociada a una contraseña. Con ella, Microsoft crea un perfil en la nube donde guarda nuestras configuraciones personales. Después, las descarga en cualquier otro equipo donde nos autentiquemos con las mismas credenciales, manteniendo nuestro perfil siempre sincronizado entre los diferentes equipos.

La sincronización incluye idioma, temas, favoritos de Internet, los perfiles de Facebook, Twitter, Flickr, LinkedIn, etc.

Tengo que reconocer que la idea es tentadora, y muy cómoda si dispones de más de un dispositivo con el sistema operativo de Microsoft. Sin embargo, yo sigo pensando que tanta sintonía con la nube da un poco de grima, por lo que, al menos de momento, nos centraremos en la forma de crear cuentas locales.

Pues bien, una vez que tenemos claro el objetivo comencemos…

Crear la cuenta

El primer paso será llevar el puntero del ratón hasta la esquina inferior derecha de la pantalla, para mostrar la Barra de acceso

1

Una vez que aparezca, hacemos clic sobre el elemento Buscar.

Cuando aparezca el panel de búsqueda, hacemos clic sobre el cuadro de
texto de la parte superior y comenzamos a escribir la palabra
usuario‘. Probablemente, mucho antes de que acabemos,
aparecerá el elemento Agregar, eliminar y administrar otras cuentas de usuario.

2

Hacemos clic sobre él.

Al hacerlo, se muestra la pantalla Administrar otras cuentas.

3

En ella, hacemos clic sobre Agregar cuenta.

Esto hace que se muestre la pantalla ¿Cómo iniciará sesión esta persona?. En la parte superior encontramos un cuadro de texto donde el sistema nos pide la cuenta de correo con la que el usuario iniciará sesión. Lógicamente, se refiere a la creación de una Cuenta Microsoft (que es el valor predeterminado). Incluso nos da la oportunidad de crear una nueva cuenta de correo si aún no disponemos de ella.

Más abajo, tenemos tres alternativas más:

  • Agregar cuenta de un menor: Nos permite crear cuentas de usuario que tengan asociadas características de protección infantil. Así, podremos limitar el tiempo que usan el ordenador, conocer los programas que han usado, las páginas web que visitan e incluso bloquear aquellas que nos parezcan inapropiadas.
  • Declaración de privacidad: Donde obtendrá información sobre la política de privacidad que aplica Microsoft para las cuentas de usuario.
  • Iniciar sesión sin una cuenta Microsoft (no recomendado): Esta es la opción que nos permite crear Cuentas locales, es decir,  cuentas que no se sincronizan con la nube. Tampoco permite descargar aplicaciones de la Tienda Windows. Esta es la opción que seguiremos en este artículo.

4

Hacemos clic sobre el enlace Iniciar sesión sin una cuenta Microsoft (no recomendado).

Por si hubiésemos cometido un error, Windows nos detalla las características de cada tipo de cuenta y nos vuelve a ofrecer la oportunidad de crear una Cuenta Microsoft ofreciendo dicha opción como predeterminada.

5

… Pero, fieles a nuestra idea original, hacemos clic sobre el botón Cuenta local.

En la siguiente página, el sistema nos pide los datos de la cuenta: Un nombre de usuario y una contraseña que, como se mantendrá oculta, deberemos escribir dos veces para impedir que un error tipográfico nos impida iniciar sesión más adelante.

Por último, nos pide un indicio para mostrárnoslo en caso de que olvidemos la contraseña. Debe sugerirnos la contraseña pero evitando dar pistas a otra persona que pueda leerlo.

6

Cuando hayamos completado la entrada, hacemos clic sobre el botón Siguiente.

En el último paso,el sistema nos muestra el nombre y el tipo de la cuenta que estamos creando. Además, nos vuelve a dar la oportunidad de indicar si la cuenta pertenece a un menor. En caso afirmativo, bastará con marcar la casilla de verificación.

7

En nuestro ejemplo, sencillamente haremos clic sobre el botón Finalizar.

Así, volveremos de nuevo a la pantalla Administrar otras cuentas, pero esta vez ya contiene la cuenta que acabamos de crear.

8

Basta con poner el puntero de ratón en la esquina superior derecha de la pantalla para que aparezca la opción de cerrar la ventana.

Modificar o eliminar la cuenta

En lugar de cerrar la pantalla Administrar otras cuentas,puedes aprovechar para cambiar su tipo. También puedes volver a esta pantalla en cualquier momento abriendo el complemento Agregar, eliminar y administrar otras cuentas de usuario, como hemos visto al principio.

1

Para cambiar la cuenta, hacemos clic sobre ella.

Al hacerlo, se ampliará el espacio que ocupa en la pantalla, ofreciendo dos nuevas opciones: Editar y Quitar.

Como cabe esperar, el botón Quitar nos permite eliminar la cuenta (después de hacernos una pregunta de comprobación, como es lógico).

Por su parte, el botón Editar nos permite cambiar el tipo de cuenta.

2

Hacemos clic sobre el botón Editarl

Al hacerlo, la pantalla se atenúa y aparece una banda azul que nos informa del nombre de la cuenta y su tipo. Así, vemos que además de ser una cuenta local, es de tipo Usuario estándar. Esto quiere decir que el nuevo usuario podrá beneficiarse de la mayoría de las funciones que pueda realizar el equipo, pero no podrá efectuar cambios que afecten al resto de usuarios o a la seguridad del equipo.

Por ejemplo, no podrá instalar programas ni añadir hardware. Tampoco podrá añadir nuevos usuarios ni cambiar configuraciones generales del sistema.

3

Si esta configuración nos parece bien, hacemos clic sobre el botón Cancelar.

También podremos desplegar la lista y elegir cualquiera de los oros valores:

  • Administrador: La cuenta podrá realizar tareas de configuración general y administración.
  • Hijo: La cuenta se configura como perteneciente a un menor, con las características que hemos indicado más arriba.

4

Hacemos clic en la opción elegida y, a continuación, en el botón Aceptar.

Al hacerlo, volveremos de nuevo a la pantalla Administrar otras cuentas.

5

Ya podemos cerrar la ventana.

Iniciar sesión con la nueva cuenta.

Cuando arrancamos el ordenador, el sistema operativo siempre nos ofrece la última cuenta con la que hayamos trabajado.

1

Para elegir una cuenta diferente, hacemos clic sobre el botón con una flecha a la izquierda.

De esta forma, accedemos a una ventana donde se encuentran todos los usuarios definidos en el sistema.

2

Hacemos clic sobre el usuario con el que pretendemos iniciar sesión.

Hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te haya resultado interesante.