6.3. Agregar un nuevo disco al sistema

Cuando un controlador de dominio se encuentra en servicio, es frecuente que, en algún momento, necesitemos añadirle un nuevo disco para disponer de más espacio de almacenamiento. También puede ser útil incorporar un disco complementario para utilizarlo como un destino de almacenamiento rápido para las copias de seguridad. En nuestro caso, será éste el uso final que le demos, aunque, por el momento, haremos una instalación genérica para que pueda ser empleado con cualquier finalidad.

Para la explicación siguiente, supondremos que la parte hardware ya está resuelta. Es decir, que ya has abierto el ordenador que hace las funciones de controlador de dominio en tu red y has conectado correctamente un nuevo disco duro en su interior. Sin embargo, antes de poder crear volúmenes o particiones, deberemos inicializarlo. Esta será la tarea a la que nos dedicaremos en el presente apartado.

1

Para comenzar, hacemos clic sobre Inicio > Herramientas administrativas > Administración de equipos.

Se abrirá la ventana Administración de equipos, que se encuentra dividida, inicialmente, en tres paneles verticales.

2

En el panel de la izquierda, elegimos Administración de discos.

El Administrador de equipos detectará que dispone de un disco nuevo. En nuestro caso, lo ha etiquetado como Disco 1 (el Disco 0 es el que teníamos instalado en el sistema desde el principio). En la parte inferior de la ventana, indicaremos si preferimos utilizar un registro de inicio maestro (MBR) o una tabla de partición GUID (GPT) en este disco.

3

Lo normal es que los datos predeterminados sean los correctos, por lo que nos limitaremos a hacer clic sobre el botón Aceptar.

De vuelta en la ventana Administración de equipos observaremos que la parte central ha sido ocupara por una representación gráfica de los dispositivos de almacenamiento de los que dispone el equipo. Nos dirigimos al elemento que representa al Disco 1 y hacemos clic sobre él con el botón derecho del ratón.

4

En el menú de contexto que aparece elegimos Nuevo volumen simple.

En ese momento, aparecerá la ventana del Asistente para nuevo volumen simple.

5

En realidad, esta primera ventana es meramente informativa, por lo que la leemos y hacemos clic sobre el botón Siguiente.

En la siguiente ventana debemos indicar, del total de espacio disponible en la unidad, cuánto destinaremos al volumen que estamos creando.

6

En nuestro caso, asignaremos la totalidad del espacio, por lo que sólo tenemos que hace clic de nuevo en Siguiente.

En la siguiente etapa, asignaremos la letra de unidad que debe identificar al nuevo volumen. Otra opción interesante que tenemos a nuestra disposición, consiste en que el nuevo volumen se muestre como una carpeta de otro volumen existente. De esta forma, un usuario no tendría la percepción de que existen dos discos distintos en el sistema, sino que simplemente vería una carpeta en el volumen inicial, cuyo contenido sería el del segundo volumen completo.

7

Nosotros, de momento, dejaremos asignada la letra E: al nuevo volumen y haremos clic sobre el botón Siguiente.

En el siguiente paso, podremos elegir si queremos formatear el volumen. En caso afirmativo, elegiremos el sistema de archivos que emplearemos, el tamaño de la unidad de asignación (suele ser acertado conservar el valor Predeterminado) y una etiqueta para el volumen.

También podemos decidir si queremos hacer un formateado rápido y si queremos habilitar la compresión automática de archivos y carpetas (este último aspecto hará descender ligeramente el rendimiento de la unidad cuando la estemos usando, por lo que , salvo que el ahorro en la capacidad de almacenamiento sea importante, lo dejaremos deshabilitado).

8

Por último, haremos clic sobre el botón Siguiente.

En la última etapa del asistente, obtenemos un resumen de la configuración que hemos establecido.

9

Sólo queda hacer clic sobre el botón Finalizar.

Cuando se cierra el asistente, el sistema nos ofrece una ventana donde podemos decidir si queremos formatear el disco.

En nuestro caso, dado que lo acabamos de formatear, optaremos por no volver a hacerlo. Para asegurarte, puedes ver que el disco ya aparece etiquetado con el sistema de archivos NTFS en la ventana principal, lo que nos indica que ya se encuentra formateado.

10

Hacemos clic sobre el botón Cancelar.

Después de esto, ya podemos cerrar la ventana Administración de equipos.

11

Si ahora comprobamos el contenido de Equipo, observaremos que el nuevo disco ya se encuentra disponible.


Anterior

Contenido

Siguiente