6.12. Monitor de confiabilidad y rendimiento

En general, podemos definir el concepto de rendimiento como la rapidez con la que un equipo realiza las tareas que se le encomiendan (tanto las relacionadas con el propio sistema, como las relacionadas con las aplicaciones y servicios). En principio, el rendimiento del sistema estará limitado por la velocidad del propio procesador, la cantidad y velocidad de la memoria principal, la velocidad de los dispositivos de almacenamiento externo (normalmente discos duros) y la de las interfaces de red.

Por su parte, podemos definir el concepto de confiabilidad como la frecuencia con la que el sistema funciona según el rendimiento que esperamos de él. Un sistema no sólo habrá dejado de ser confiable cuando genera errores durante su funcionamiento, sino también cuando funciona más lento de lo esperado o cuando una o varias de sus aplicaciones o servicios dejan de funcionar o se reinician.

Una práctica recomendable será realizar una prueba del rendimiento del sistema inmediatamente después de instalarlo. Después, cuando instalemos un servicio, podremos volver a ejecutar la prueba de rendimiento para compararla con la anterior y comprobar así cómo ha afectado el nuevo servicio al rendimiento general del sistema.

El objetivo del Monitor de confiabilidad y rendimiento es ofrecer al administrador herramientas que le permitan supervisar y analizar el sistema, recoger datos y realizar informes. Entre ellas encontramos Registros y alertas de rendimiento, Server Performance Advisor y Monitor de sistema.

Además, su interfaz gráfica nos permite personalizar la recogida de datos de rendimiento y sesiones de seguimiento de eventos.

Gracias a esto, el Administrador u otro usuario cualificado podrá intervenir para ajustar la capacidad del sistema a la demanda que experimenta.

Para poder ofrecer información en tiempo real, la consola del Monitor de confiabilidad y rendimiento debe ejecutarse desde un usuario que pertenezca al grupo Administradores. Sin embargo, si lo que necesitamos es crear Conjuntos de recopiladores de datos, ver informes o configurar los registros, también podremos utilizar una cuenta que pertenezca al grupo Usuarios del registro de rendimiento.

En cualquier caso, para comenzar a trabajar con el Monitor de confiabilidad y rendimiento, lo primero será abrirlo:

1

Haremos clic sobre el botón Inicio y elegiremos Herramientas Administrativas > Monitor de confiabilidad y rendimiento.

Con esto, se abrirá la ventana Monitor de confiabilidad y rendimiento. Como ya es habitual, la ventana se divide verticalmente en dos paneles: El de la izquierda contiene diferentes herramientas organizadas a modo de árbol y el de la derecha muestra información organizada en varias categorías.

2

Este es el aspecto de la ventana Monitor de confiabilidad y rendimiento.

De forma predeterminada, el panel derecho nos muestra en su parte superior unos gráficos de rendimiento que incluyen diferentes aspectos de nuestro sistema: La CPU, el disco, la red y la memoria principal.

Por ejemplo, la barra de información de la CPU muestra en color verde el porcentaje de la potencia de cálculo de la CPU que se está utilizando en estos momentos. En azul se muestra el porcentaje máximo de procesador que puede llegar a utilizarse. Parece absurdo que se muestre este dato, porque esperamos que siempre sea el 100%. Sin embargo, algunos ordenadores portátiles reducen la frecuencia máxima de su CPU cuando no se encuentran conectados a la red eléctrica.

Para obtener más detalles sobre cualquiera de los elementos, los desplegaremos haciendo clic sobre la flecha que hay a la derecha.

3

Aquí vemos la información sobre los procesos cargados en la CPU.

En la barra de información del disco podemos ver la E/S total actual (en color verde) y el porcentaje máximo de tiempo que ha estado activo (en color azul).

4

En su interior accedemos al detalle de la actividad del disco.

La entrada correspondiente a la red muestra el tráfico de datos actual en Mbps (en verde) y el porcentaje que estamos usando sobre la capacidad total de la red (en azul).

5

Si lo desplegamos, obtenemos detalles sobre los programas que están usando la conexión.

Por último, la barra de información que corresponde a la memoria indica los errores de página, es decir, los intentos de acceso a direcciones de memoria que han sido paginadas a disco (en color verde) y el porcentaje de la memoria física que se está utilizando en estos momentos (en color azul).

6

Desplegándolo, accedemos a los detalles sobre el uso de memoria que están haciendo los programas en ejecución.

Una vez que hemos realizado el primer acercamiento la consola del Monitor de confiabilidad y rendimiento, vamos a ver cómo podemos llevar a cabo algunas tareas concretas.

Usar el Monitor de rendimiento para controlar una actividad concreta

Con el Monitor de rendimiento podemos comprobar el rendimiento que está teniendo en estos momentos un determinado elemento, o recurrir a los datos históricos almacenados para ese elemento. Además, podemos utilizar los gráficos predefinidos o personalizarlos según nuestras necesidades.

Se puede añadir un nuevo contador de rendimiento sólo con arrastrarlo o creando un nuevo conjunto de recopiladores de datos. A continuación veremos cómo hacerlo.

También aprenderemos a realizar una pausa en el Monitor de rendimiento para analizar el rendimiento en un momento dado.

1

Para comenzar, hacemos clic en Monitor de rendimiento, dentro de la categoría Herramientas de supervisión.

El panel derecho será ocupado por un gráfico que representa dos minutos de actividad en el sistema. De forma predeterminada aparecerá representada la actividad del procesador (% de uso en cada instante). sin embargo, podremos agregar tantos contadores como necesitemos. Para conseguirlo, sólo tenemos que hacer clic con el botón derecho del ratón en cualquier parte del gráfico y, en el menú de contexto que aparece, elegir Agregar contadores.

2

… O, sencillamente, hacer clic sobre el botón + (Agregar) que aparece en la barra de herramientas del gráfico.

Aparecerá la ventana Agregar contadores. En ella, elegiremos los contadores que queremos incluir en el Monitor de rendimiento. Para conseguirlo, en Contadores disponibles, desplegamos la categoría que necesitemos (por ejemplo, Memoria) y hacemos clic en uno o varios de sus contadores (podemos utilizar las teclas Control y Mayúsculas para hacer selecciones múltiples como en cualquier otra lista).

3

Una vez seleccionados los contadores, hacemos clic sobre el botón Agregar para añadirlos a la lista Contadores Agregados.

Podemos repetir este proceso, tantas veces como preciso, hasta completar la lista de contadores que necesitemos.

4

Finalmente, haremos clic sobre el botón Aceptar.

Cuando volvamos al monitor de rendimiento, veremos que el gráfico contiene mucha más información.

5

En la parte inferior estarán relacionados todos los contadores, identificados también con el color que se muestra en la gráfica.

En el monitor de rendimiento podemos activar o desactivar, de forma independiente, la casilla de verificación de cada contador para que aparezca, o no, en el gráfico de la parte superior.

6

Para identificar el contador que representa una línea, basta con poner sobre ella el puntero del ratón.

También podemos cambiar las características de cada contador.

7

Sólo tenemos que hacer clic son el botón derecho del ratón sobre él y elegir Propiedades.

Por ejemplo, en la solapa Datos, podemos cambiar el aspecto de la línea que representa al contador (color, ancho de línea, estilo y escala). Incluso podemos cambiar el contador sobre el que estamos trabajando (recurriendo a la lista Contadores), añadir contadores nuevos o eliminar cualquiera de los existentes.

8

Cuando acabemos, haremos clic sobre el botón Aceptar.

Otro aspecto interesante es la posibilidad de cambiar el aspecto del gráfico.

9

Sólo tenemos que hacer clic en la flecha que hay junto al icono Cambiar tipo de gráfico.

Eligiendo Barra de histograma, obtendremos un gráfico de barras como el de la siguiente imagen.

10

Las diferentes barras irán cambiando de tamaño según cambie la actividad del sistema.

Eligiendo Informe, obtenemos la representación numérica de los valores contenidos en el diagrama.

11

También aquí, los valores van cambiando con el paso del tiempo.

Si pulsamos la combinación de teclas Ctrl + G iremos cambiando cíclicamente entre los tres modos de visualización.

Para contemplar de forma más detallada los valores del gráfico (en cualquiera de sus tres versiones) en un instante determinado, podemos utilizar el botón Inmovilizar pantalla.

12

El botón se convertirá en Movilizar pantalla y se activará el botón contiguo (Actualizar datos)

Crear un recopilador de datos.

Una vez que hemos añadido al Monitor de rendimiento el grupo de contadores que nos aporta la información que estábamos buscando, podemos guardarlo como un conjunto de recopiladores de datos, que podemos utilizar para revisar el rendimiento.

Por lo tanto, antes de completar el procedimiento que explicamos a continuación, habremos seguido los pasos del apartado anterior y habremos añadido los contadores necesarios.

Comenzaremos por hacer clic, con el botón derecho del ratón, sobre la entrada Monitor de rendimiento en el panel izquierdo.

1

En el menú de contexto que aparece elegiremos Nuevo y, a continuación, en Conjunto de recopiladores de datos.

Aparecerá el asistente Crear nuevo conjunto de recopiladores de datos. En el primer paso, escribiremos el nombre que queremos darle al Conjunto de recopiladores de datos.

2

A continuación, haremos clic sobre el botón Siguiente.

En el siguiente paso, el asistente nos solicita la carpeta donde queremos almacenar el Conjunto de recopiladores de datos. Podemos aceptar la ubicación predeterminada, utilizar el botón Examinar para buscar una nueva ubicación o escribirla directamente en el cuadro de texto (en este último caso, debemos tener cuidado con escribir una ruta que exista y que no termine en una barra).

3

Para seguir, hacemos clic sobre el botón Siguiente.

Finalmente, podremos hacer clic sobre el botón Cambiar… para elegir con los privilegios de qué usuario se ejecuta el Conjunto de recopiladores de datos (aparecerá una ventana que nos solicita el nombre de usuario y la contraseña de una cuenta con privilegios para mostrar los resultados de los contadores).

También podremos elegir entre iniciar en estos momentos los resultados, o guardarlos para utilizarlos más tarde.

4

Cuando estemos listos, haremos clic sobre el botón Finalizar.

Para volver a utilizar la definición que hemos guardado, desplegaremos en el panel izquierdo las entradas Conjuntos de recopiladores de datos > Definido por el usuario.

5

En su interior encontraremos todos los Conjuntos de recopiladores de datos que hayamos creado (de momento sólo uno)

En el menú de contexto de la entrada (clic con el botón derecho del ratón sobre ella), encontraremos las diferentes acciones que podremos realizar.

6

Por ejemplo, la opción Iniciar nos permite seguir recolectando datos y Propiedades nos ofrece la posibilidad de realizar cambios.

Programar la recogida de datos a partir de un recopilador

Los datos obtenidos a partir de un Conjuntos de recopiladores de datos se guardan, de forma predeterminada, en un archivo de registro (log) para que podamos examinarlos en el futuro.

Una vez creado el Conjuntos de recopiladores de datos, podemos ajustar el modo en que se guardan los datos (incluir información sobre el registro en el nombre del archivo, añadir datos o sobreescribirlos o limitar el tamaño del archivo).

Por supuesto, también podemos establecer una condición de inicio para comenzar la recopilación de datos. Los pasos para conseguirlo son muy sencillos.

En cualquier caso, para comenzar a trabajar con el Monitor de confiabilidad y rendimiento, lo primero será abrirlo:

Como antes, para volver a utilizar la definición que hemos guardado, partiendo de la ventana principal del Monitor de confiabilidad y rendimiento, desplegaremos en el panel izquierdo las entradas Conjuntos de recopiladores de datos > Definido por el usuario. A continuación, hacemos clic, con el botón derecho del ratón, sobre la entrada Conjuntos de recopiladores de datos con el que vamos a trabajar.

1

En el menú de contexto que aparece, elegimos Propiedades.

En la ventana Propiedades, haremos clic en la solapa Programación. Aquí deberemos establecer los momentos en los que debe iniciarse la recopilación de datos.

2

Después, haremos clic en Agregar para añadir una nueva programación.

Haciendo clic en la flecha que hay junto al cuadro de texto de cada fecha aparece un calendario que facilita su elección.

A continuación, en la ventana Acción de carpeta indicaremos una fecha y una hora a partir de la cual se iniciará la recolección de datos. También podremos indicar los días de la semana en los que dicha recolección se llevará a cabo.

Es importante que la fecha y la hora indicados sean posteriores a la fecha actual porque, de lo contrario, la recolección de datos no se iniciará.

También podemos utilizar la Fecha de expiración para impedir que se inicien nuevas recolecciones de datos a partir de dicha fecha. En este caso es importante tener en cuenta que, llegada la fecha de expiración, no se detendrán la recolección de datos que ya esté en marcha, sino que se impedirá que se produzcan nuevas recolecciones después de la fecha indicada.

3

Para terminar, hacemos clic sobre el botón Aceptar.

4

Al volver a la ventana Propiedades, comprobaremos que ya aparece la nueva programación.

Probablemente, lo siguiente que necesitaremos será programar una condición para que la recopilación de datos se detenga.

5

Para comenzar, haremos clic sobre la solapa Detener condición.

En esta solapa podremos establecer la duración de la recopilación de datos según diferentes criterios:

    • La casilla Duración total facilita el establecimiento de un periodo que, una vez transcurrido, detendrá la recopilación de datos. Además, podemos elegir la unidad de tiempo (segundos, minutos, horas, días o semanas). Es importante que la duración total sea mayor que el intervalo de muestreo. Este dato tendrá preferencia respecto a cualquiera de los criterios explicados a continuación.Para recopilar datos de forma indefinida, dejaremos este dato en blanco.
    • El área Límites se puede utilizar como sustitución o como complemento a la Duración total. En ella podremos establecer que la recopilación de datos se reparta en varios archivos de registro. Para conseguirlo, marcaremos la casilla de verificación Reiniciar el conjunto de recopiladores de datos cuando se alcance un límite. Dicho límite lo podemos establecer según dos criterios:
      • Duración, medido en segundos, minutos, horas, días o semanas.
      • Tamaño máximo del archivo de registro, medido en MBytes

Eligiendo ambos, la recolección de datos se reiniciará cuando se alcance el primero de ellos.

Por último, si hemos elegido una Duración total, podemos conseguir que no se interrumpan los recopiladores de datos que se encuentren en marcha en ese momento marcando la casilla Detenerse cuando todos los recopiladores de datos hayan finalizado.

6

Cuando hayamos terminado, podemos hacer clic sobre el botón Aceptar.

Un último aspecto que puede interesarnos cuando programamos la recogida de datos, a partir de un conjunto de recopiladores de datos, es cómo podemos definir el modo en el que se almacenan dichos datos.

Para conseguirlo, volvemos a hacer clic, con el botón derecho del ratón, sobre la entrada del Conjuntos de recopiladores de datos con el que vamos a trabajar.

7

En el menú de contexto que aparece, elegimos Administrador de datos.

En la ventana que aparece, hacemos clic sobre la solapa Administrador de datos. Aquí encontraremos deferentes alternativas:

  • Espacio mínimo disponible en disco: Al marcar esta casilla conseguiremos que se eliminen los datos más antiguos, o los que ocupen un mayor espacio (según la Directiva de recursos que elijamos), cuando el espacio disponible en el disco duro del servidor sea inferior al que indiquemos.
  • Número máximo de carpetas: se refiere a la cantidad de subcarpetas que puede haber en el directorio donde se guarde el conjunto de recopiladores de datos. Como antes, una vez alcanzado el número que indiquemos, se eliminarán los datos más antiguos, o los que ocupen un mayor espacio (según la Directiva de recursos que elijamos). Tanto si establecemos el espacio mínimo como el número máximo de carpetas, activando la casilla Aplicar directiva antes del reinicio del conjunto de recopiladores de datos, la eliminación de los datos se producirá antes de que se cree el archivo de registro para la recolección de datos en curso.
  • Tamaño máximo de la ruta raíz: hará que, en lugar de tener en cuenta la carpeta donde se guarda en conjunto de recopiladores de datos actual, se tenga en cuenta la carpeta de registro raíz.

8

Estableceremos los valores según nuestras necesidades.

En la solapa Acciones, no ofrece la posibilidad de decidir cómo se archivan los datos antes de eliminarlos de forma definitiva.

9

Para añadir una nueva acción, haremos clic sobre el botón Agregar.

La extensión CAB identifica un archivo comprimido con un formato propietario de Microsoft. En cierto modo es similar a los archivos con extensión ZIP, RAR, etc.

Aparecerá la ventana Acción de carpeta. Aquí podremos indicar la Condición que deberán cumplir los datos para que sean archivados. Tendremos dos posibilidades:

  • La antigüedad, en días o en semanas.
  • El tamaño de la carpeta que contiene los datos del registro, expresado en MegaBytes.

En cuanto a la Acción que deberá realizarse, podremos crear un archivo CAB que contenga los datos de registro sin procesar (posteriormente podremos extraerlos cuando los necesitemos). Este archivo puede copiarse a un directorio diferente. Además, podemos eliminar los archivos de datos que han servido para crear el archivo comprimido, e incluso podemos eliminar el archivo CAB de origen una vez que lo hayamos copiado y el archivo de informe que genera el Monitor de confiabilidad y rendimiento.

10

Una vez realizados los cambios, haremos clic sobre el botón Aceptar.

Cómo ver los datos de registro en el monitor de rendimiento.

Una vez que hemos recolectado datos sobre el rendimiento del servidor, el siguiente paso consiste en consultarlos utilizando el Monitor de rendimiento.

Lógicamente, el primer paso consiste en abrir el Monitor de confiabilidad y rendimiento, tal y como hemos hecho en ocasiones anteriores (Inicio > Herramientas Administrativas > Monitor de confiabilidad y rendimiento).

Para comprobar los resultados recabados por un Conjuntos de recopiladores de datos, lo primero será asegurarse de que no hay ningún Conjuntos de recopiladores de datos ejecutándose en estos momentos. Podemos detener cualquier recopilación de datos haciendo clic con el botón derecho del ratón sobre su entrada en el panel izquierdo y, en el menú de contexto que aparece, eligiendo la opción Detener.

1

Si la opción del menú de contexto ya aparece deshabilitada, es que el Conjunto de recopiladores de datos se encuentra detenido.

A continuación, en el panel izquierdo, desplegamos la entrada Informes y a continuación, Definido por el usuario. En su interior, volveremos a encontrar una entrada para el Conjunto de recopiladores de datos que definimos en apartados anteriores.

2

Al hacer clic sobre él, en el panel derecho aparecerán las entradas de los informes que se hayan creado.

Cuando hacemos clic sobre cualquiera de los informes (en este caso sólo hay uno), la barra de herramientas se completa con nuevas funciones.

3

A continuación, haremos clic sobre el botón Vista de monitor de rendimiento.

4

Al hacerlo, el panel derecho cambia para mostrarnos los datos almacenados en un gráfico de líneas.

En el eje X del gráfico se muestra el tiempo transcurrido durante la recolección de datos. Si queremos obtener más detalle de alguna parte del gráfico, bastará con arrastrar el ratón sobre la zona concreta.

5

A continuación, pulsaremos el botón de zoom (o la combinación de teclas Ctrl + Z).

Otra forma de ajustar el zoom es arrastrar los marcadores que aparecen en la barra de desplazamiento…

6

… y, de nuevo, hacer clic sobre el botón zoom

También podemos utilizar otras características, vistas en apartados anteriores, como poner el puntero del ratón sobre una línea para obtener información, o mostrar u ocultar una determinada línea mediante la casilla de verificación que la representa.

Consultar los Diagnósticos del sistema

El Monitor de confiabilidad y rendimiento contiene dos informes predefinidos que permiten evaluar si el sistema se comporta de forma adecuada e identificar el origen de las posibles pérdidas de rendimiento. Se trata de las opciones System Diagnostics (Diagnóstico del sistema) y System Performance (Rendimiento del sistema).

Para iniciarlos, en el panel izquierdo del Monitor de confiabilidad y rendimiento desplegaremos la entrada Conjuntos de recopiladores de datos y, a continuación, Sistema.

A continuación, haremos clic, con el botón derecho del ratón, sobre la opción que nos interese, en este caso, System Diagnostics (Diagnóstico del sistema).

1

En el menú de contexto que aparece, elegiremos Iniciar.

Veremos que aparece una pequeña flecha verde junto al icono. Esto indica que el recopilador de datos está en marcha. Normalmente, la recopilación de datos se producirá durante los próximos 60 segundos. Después, se detendrá automáticamente y la pequeña flecha verde desaparecerá.

Para acceder a los datos, expandiremos la entrada Informes y, a continuación Sistema y System Diagnostics, dentro del panel izquierdo.

2

En su interior veremos una entrada por cada informe que hayamos realizado.

El primer número identifica la fecha (año, mes y día); el segundo es el número de orden.

Una vez concluida la recopilación de datos, el informe puede tardar otros 60 segundos en estar disponible.

3

Para acceder a los datos recabados, será suficiente con hacer clic sobre la entrada correspondiente.

Como cabe esperar, los diagnósticos de System Performance (Rendimiento del sistema), funcionan de una forma similar.

Comprobar la estabilidad del sistema

Para disponer de una perspectiva de la estabilidad general del sistema, podemos recurrir al Monitor de confiabilidad. Además, esta herramienta nos permite analizar la tendencia, ofreciendo datos concretos sobre los eventos particulares que pueden influir sobre la estabilidad del sistema.

El Monitor de confiabilidad comenzará a recabar información inmediatamente después de la instalación del sistema, aunque puede necesitar hasta 24 horas para representar la información recopilada en un Gráfico de estabilidad del sistema.

Aquí aprenderemos a consultar el Gráfico de estabilidad del sistema e interpretar la información sobre los eventos recabados por el Monitor de confiabilidad.

Como en ocasiones anteriores, el primer paso consiste en abrir el Monitor de confiabilidad y rendimiento (Inicio > Herramientas Administrativas > Monitor de confiabilidad y rendimiento). A continuación, en el panel izquierdo, haremos clic en la entrada Monitor de confiabilidad, dentro de la categoría Herramientas de supervisión.

1

A continuación, en el panel izquierdo, haremos clic en la entrada Monitor de confiabilidad, dentro de la categoría Herramientas de supervisión.

En el panel derecho aparecerán una representación gráfica de la estabilidad del sistema.

2

Los puntos del gráfico valoran la estabilidad del sistema (de 1 a 10).

Como puedes observar, cada punto representa una fecha en particular. En la parte inferior tenemos el intervalo de fechas representado, y podemos variarlo utilizando la barra de desplazamiento de la parte inferior del gráfico. Los datos representados abarcarán el último año de vida del sistema.

Además, en el gráfico aparecen iconos que representan eventos específicos:

  • Un icono de información indica que se produjo un evento correcto (por ejemplo, una instalación o desinstalación de un programa).
  • Un icono de advertencia o un icono de error representan situaciones en las que se ha producido algún tipo de conflicto.

En la parte inferior, disponemos de cinco entradas con los datos particulares de los eventos que han contribuido a los valores representados en el gráfico para la fecha activa. Podemos encontrar los siguientes tipos de eventos de confiabilidad:

  • Cambios del reloj del sistema: Que registra los cambios significativos que se han producido en la hora del sistema.
  • Instalaciones y desinstalaciones de software: Aquí se incluyen los componentes del sistema, las actualizaciones y los controladores.
  • Errores de aplicación: Lógicamente, se registran los errores producidos por las aplicaciones, incluidos aquellos en los que una aplicación no responde o ha dejado de funcionar.
  • Errores de hardware: Fundamentalmente, recoge errores producidos durante el uso del disco y de la memoria.
  • Errores de Windows: Contiene los errores producidos por el propio sistema operativo, incluido el proceso de arranque.
  • Errores varios: Registra cualquier error que pueda tener impacto en el rendimiento del sistema y que no esté recogido en otra categoría. Aquí se incluyen los cierres inesperados del sistema operativo.

Para obtener los datos correspondientes a una fecha en particular, podemos hacer clic sobre ella en la parte inferior del gráfico, o simplemente, hacer clic en el icono correspondiente.

3

Incluso podemos utilizar el cuadro de texto de la parte superior para elegir la fecha en un calendario.

En la parte inferior aparecerá la descripción del evento, o los eventos, seleccionados.


Anterior

Contenido